La ciudad 919

Javier Casaretto, concejal mandato cumplido en nuestra ciudad, también fue otro de los mercedinos, detenidos durante la dictadura. En las últimas horas, a partir de las detenciones de los represores fue consultado sobre el tema. “En el año 1977,  es cuando se concreta mi secuestro y detención. Junto con otras personas seguíamos realizando actividades políticas en la Juventud Peronista, recordando que en esos momentos había cosas que no se podían hacer – que hoy son normales – y que por eso podías sufrir un castigo” inició Casaretto.

Recordó que el 28 de septiembre de dicho año y cuando se encontraba en una quinta de su tía, ya después de la media noche, es sorprendido mientras dormía por un grupo de personas, en su mayoría encapuchados, y quienes esa misma noche realizaron distintos operativos en diferentes puntos de Mercedes. “Ahí fue que nos secuestran” enfatizó Casaretto, agregando que “en el camino me dijeron, ahora vamos a buscar a tu amiguito, quien es Arturo Chillida. Vi cómo llegamos hasta la casa de él, cómo comenzaron el operativo y en ese momento me hicieron bajar la cabeza porque seguramente presumían que yo estaba mirando demasiado… después en el momento en que nos trasladaban recuerdo que levanto al cabeza y veo la Plaza San Martín, creía que era la última vez que la veía. Éramos jóvenes pero no tan ingenuos, sabíamos que podían ocurrir esas cosas. Sabíamos lo que estaba ocurriendo, pero nosotros seguíamos teniendo actividad política. El grueso de las desapariciones se dieron durante 1976 y en los primeros seis meses de 77, la inmensa mayoría, más aún, la inmensa mayoría de los muertos, por eso creo que tuvimos un poco de suerte nosotros…”.

Casaretto siempre sospechó que por el tiempo del recorrido tras el secuestro, fu conducido al campo del Regimiento, cercano al Tiro Federal. “Nosotros lo suponíamos porque era un lugar de ellos, y ahí estuvimos durante toda una primera noche, donde nos interrogaron. Ahí me entero que también estaba Juan Carlos Benítez, quien junto a Arturo eran compañeros de militancia, sin poder verlos”, explicó.

Más adelante señaló que pudo conocer tiempo después que una de las personas era el ya detenido Del Río. “Tengo toda la sospecha que Sánchez Zinny formaba parte de eso, por los datos que tiempo después me dio Arturo, porque él había hecho un año antes que nos detuvieran el servicio militar, y por consiguiente, los conocía… yo al que siempre identifiqué fue a Del Río…” enfatizó.

Casaretto, Chillida y Benítez estuvieron en el espacio conocido como “El Vesubio”, uno de los centros clandestinos durante la dictadura, donde permanecieron unos 20 días. Sobre dicho centro, Casaretto precisó: “He escuchado su comparación con el infierno, y la verdad que no se me ocurre algo mejor. Uno no puede decir lo que es el infierno, pero uno imagina un lugar horrible, y este era el lugar más horrible, en cualquier sentido…”.

Más adelante contó que fue el propio Del Río quienes les comunicó que iban a ser trasladado a “un lugar especial”. “Yo pensé que nos iban  matar” sostuvo Casaretto. Fueron conducidos a un lugar que creen fue el campo del Regimiento y al día siguiente trasladados al Regimiento de Infantería 6, ubicado en 29 y 2. Allí, uno de los militares le manifestó que debía olvidarse de todo lo que había vivido en los días previos. “Palabras más, palabras menos, dijo algo así como, mirá si alguna vez nos encontramos en la calle y vos me miras en tono desafiante, yo te pego un tiro en la cabeza, como para que me quedara claro quién era él”, dijo. Inmediatamente lo condujo a un espacio donde se encontraban su padre y el sacerdote Antonelli, quien mucho había hecho para que no los asesinaran.


Durante la última dictadura militar el hoy concejal Benítez fue uno de los mercedinos que permaneció en un centro clandestino de detención y que sufrió  tormentos por parte de los represores. El edil explicó que recuerda la figura de uno de los integrantes de estos grupos de tareas. Consultado sobre las últimas detenciones definidas por el juez Rafecas explicó: “Creo que ellos están detenidos por haber pertenecido a los denominados grupos de tareas. En lo particular y en mi vieja declaración de 1984, inclusive antes del juicio a las Juntas, yo declaré en el Tribunal Provincial de Morón, donde era juez el Dr. Ruiz Paz, y se mencionó la presencia de uno de ellos que es Serapio Del Río, quien creo que el año pasado fue detenido en Tucumán. Él era uno de los jefes operativos de los grupos de tarea, no sé si el único, pero era así. Tuve ocasión de verlo cuando soy sacado del centro clandestino, rumbo al regimiento de Mercedes, donde por acuerdo con mi familia fui presentado en calidad de Presentado, es decir presentado voluntariamente. Y recuerdo la crueldad de este hombre, de golpear a personas que estaban encapuchadas, que era yo, y su tono absolutamente amenazador que sería lo de menos, pero es la persona que identifico, de las otras personas no puedo dar testimonio…”.

Por otra parte, Juan Carlos Benítez volvió a hablar sobre su teoría que en el campo militar ubicado en las afueras de Mercedes pueden existir restos enterrados de personas desaparecidas. “Siempre tengo la impresión que en ese lugar hay gente enterrada, no sé en qué lugar porque el predio tiene cerca de 400 hectáreas. Y a esto lo deduzco porque a la vez que fuimos liberados los tres –Casaretto, Chillida y yo - también en ese mismo vehículo trajeron a otras dos personas, uno era un hombre ya mayor, me acuerdo que se llamaba Antonio Potenza, quien trabajaba en la cocina de la confitería Los Dos Chinos, en Constitución; y el otro era un maestro, lo único que recuerdo era su apodo – Lalo -, un maestro jujeño que estaba en el Gran Buenos Aires, y a esas personas que salieron con nosotros están hoy en calidad de desaparecidos, por lo que en algún momento del trayecto, deben haber sido ajusticiado porque evidentemente no aparecieron más”, sostuvo Benítez.


Se trata de Emilio Morello, Martín Sánchez Zinny y Luis Fernández. Se los investiga en la desaparición de 32 militantes del Ejército Revolucionario del Pueblo y los entienden responsables de casos de secuestros y torturas. También estarían implicados en la desaparición de la madre de los hermanos García, ambos periodistas actualmente, y la hermana y la cuñada del cantante Víctor Heredia.


Se trata de Ana Teresa del Valle Aguilar, quien estudiaba medicina en la UBA y en marzo del 77 fue asesinada por la dictadura. Gracias a un nuevo trabajo del cuerpo argentino de Antropología Forense se llegó a la identificación con muestra de ADN de su hermano que reside en esta ciudad.


La acción judicial se concretó el pasado viernes. Abogados del municipio admitieron que se toparon con una situación que no tenían prevista: la licencia del Juez Federal. Los expedientes se derivan a la Justicia de Morón y esto podría derivar en mayores plazos.


Reabrió la histórica Pulpería

Lunes, 26 Junio 2017 21:05 Escrito por

La histórica Pulpería de la ciudad de Mercedes reabrió sus puertas el pasado fin de semana. Luego de la inundación de 2015, se recuperó para volver a ofrecer sus servicios.


Desde la CEM esperan ser convocados cuando el Ejecutivo se disponga a reglamentar la ordenanza aprobada por mayoría en el HCD sobre una reducción de tasas en casa de baja de precios. “Todavía no se sabe de que manera se va a implementar”, sostuvo Cardinale.


La Cámara Económica firmó convenio con Toyota

Lunes, 19 Junio 2017 21:39 Escrito por

El acuerdo fue firmado por el presidente de la CEM, Juan Carlos Cardinale y un representante de la concesionaria oficial Gustavo Ricciardi S.A. El socio tendrá descuentos en el Plan de Ahorro, así como en el servicio post-venta.


La Municipalidad de Mercedes informó que continúa trabajando fuerte en el cambio de las luminarias de las principales arterias de la ciudad. “Los accesos y avenidas están con mayor seguridad y modernas”, destacaron. Para el intendente Juan Ignacio Ustarroz el sentido es doble, dado que por un lado brinda más protección al vecino y por el otro embellece el espacio público. La modificación se inició con avenida 29 cuando se inauguró el nuevo pavimento en hormigón, tiempo atrás, para luego continuar con el micro centro en calles 25, 27 y sus “cortes”. Tras la aceptación que tuvo la decisión por parte de los vecinos, se continuó en otras calles importantes, de gran tránsito, como lo es la avenida 40 desde 29 a ruta 41, la avenida 30 y la avenida 16. La nueva luminaria también tiene un objetivo importante, además del ahorro energético y la modernización del sistema. Sirven para que las cámaras del Centro de Protección Integral tengan mejor visualización dando mayor seguridad también a la distancia. Silvio Bertera, encargado de Servicio Públicos de la Municipalidad contó que “son más de 290 equipos de iluminación nuevos en un plan integral y planificado que incluye la avenida 29, avenida 40, acceso por ruta 41 y que también permitirá colocar brazos en los postes que darán más iluminación a las veredas. En avenida 30 y 16 la diferencia ha sido notoria”, destacó el funcionario. El intendente remarcó que “es una medida que cumple con varias funciones. Ante todo ilumina y embellece. La diferencia es notoria” sin olvidar que “ha tenido una gran recepción entre los vecinos. Nos alegra realmente”, para luego remarcar que “esta segunda etapa no es definitiva porque tenemos proyectado continuar. Ha sido un acierto nuestra decisión de invertir en nuevas luminarias en todo sentido”. Las luces led claramente marcan una diferencia notoria con el viejo sistema de sodio que de todos modos no será desechado sino que se reutilizará para reforzar otros puntos de la ciudad.


Fue un reconocimiento para este vecino que supo residir en esas viviendas. Se concretó a tal efecto un acto del que participaron ex combatientes, autoridades y establecimientos educacionales. Se descubrió una placa y el Concejo sancionó una ordenanza.


Página 1 de 66

Suscripción

Para recibir el Semanario envienos su suscripcióm a traves de correo, facilitándonos los datos. Y a la brevedad lo contactaremos. Tambien puede escribirnos en la sección contacto, por sugerencias, o lo que usted crea conveniente.

Twitter