Escape de amoníaco en Lamar: un operario internado Destacado

La ciudad Escrito por  Martes, 01 Agosto 2017 09:47 tamaño de la fuente disminuir el tamaño de la fuente aumentar tamaño de la fuente 0
Valora este artículo
(0 votos)

Ocurrió el miércoles en el marco de una recorrida de inspectores de SENASA. Una rotura en un caño generó el escape, motivando el caos entre los presentes. Al menos dos de los empleados debieron ser trasladados a un centro de salud. Críticas a la empresa por la falta de mantenimiento.

Una situación complicada fue la que debió atravesar el miércoles último un grupo de trabajadores de la firma Lamar, cuando por causas que se tratan de establecer se produjo un desperfecto en una cañería, lo cual generó un derrame de amoníaco. Como consecuencia de ello, al menos dos trabajadores debieron ser trasladados a centros de salud de nuestra ciudad, donde uno de ellos debió quedar alojado durante algunas horas.

Eduardo Velázquez, trabajador y además integrante del Sindicado de la Carne dio algunos detalles, manifestando que “lamentablemente nos gustaría ser noticia por otra cosa y ya nos hemos acostumbrado a ser noticia por estos hechos de inseguridad industrial. Esto sucedió cuando en el frigorífico teníamos un recorrido o visita de representantes de SENASA, una visita muy importante que significaba mucho para nosotros, sobre todo para la continuidad laboral, y se produjo una pérdida de amoníaco en uno de los caños, y eso es lo que afectó lógicamente, porque todos saben lo que produce un escape de esa naturaleza”.

La presencia del SENASA tenía que ver, según se pudo saber, con una inspección a la planta de Lamar, la cual venía desarrollándose de manera normal y con resultados positivos, hasta que lamentablemente se generó la mencionada situación.

Velázquez expresó que el resultado final de lo ocurrido fue “que un compañero debiera ser internado. Hay que decir que hoy, un día después, su estado es bueno, pero lamentablemente seguimos con estos hechos en la planta, donde la empresa no entiende que tiene que invertir…”.

Si bien desde el gremio en reiteradas oportunidades se han hecho diferentes reclamos por la concreción de este tipo de incidentes, por el momento no ha habido respuestas. “Hemos hecho todas las denuncias pertinentes, hace más de un año que venimos con denuncias y lamentablemente no le encontramos una solución al tema, porque la empresa sigue sin hacer la inversión que se necesita”, agregó Velázquez.

También quienes representaban al SENASA se vieron perjudicados al momento del escape de amoníaco, “no sólo el inspector sino el resto de la delegación que lo acompañaba se vieron en una situación bastante crítica”.

Al producirse el incidente también habría generado que los empleados no tuvieran contemplado un eficiente plan de evacuación, lo cual habría dejado al descubierto otro desacierto dentro de la planta.

Silencio

Velázquez también se mostró crítico ante la falta de presencia de algún responsable de la empresa. “El presidente de la firma estaba de vacaciones e insisto en que hace más de un año que venimos reclamando por ejemplo la presencia de una enfermera dentro del establecimiento y justamente nos había pasado más temprano que un compañero tenía un pico de presión y no teníamos quién lo atendiera. Lo más lamentable de todo es que la empresa adjudica que está pagando un servicio de asistencia médica, la cual cada vez que solicitamos que llamen no lo quieren hacer  y eso es lo que complica más la situación”, concluyó Velázquez.

Amoníaco

El amoníaco es el gas que se emplea en las fábricas de hielo para poner en marcha las máquinas que congelan el agua. Según pudo saberse, el principal problema que plantea este gas es que si se produce una fuga de cualquier tipo - por la rotura de una válvula o una cañería - el gas se escapa de sus contenedores y al combinarse con el oxígeno produce una mezcla explosiva que estalla con la más pequeña chispa, con una situación similar por ejemplo al del vapor de la nafta. Las fugas de este gas, también producen irritación y corrosión, por lo que pueden dañar las mucosas nasales. En el caso que la fuga llegue a desplazar al oxígeno en un espacio reducido, también puede tener efectos asfixiantes.

El uso de este producto está regulado por instrucciones técnicas y complejos controles, por lo que exige que un personal cualificado asuma la manipulación de los cilindros en los que se almacena esta sustancia, similar a los que se emplean para el propano. En esos tanques, el amoníaco se encuentra en estado líquido, sometido a una gran presión. En el entorno doméstico, esta sustancia se utiliza también en productos de limpieza, en especial, en aquellos que se emplean para eliminar la suciedad de los cristales.

Visto 422 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Suscripción

Para recibir el Semanario envienos su suscripcióm a traves de correo, facilitándonos los datos. Y a la brevedad lo contactaremos. Tambien puede escribirnos en la sección contacto, por sugerencias, o lo que usted crea conveniente.

Twitter