La “sospechada” historia que un Bingo que no fue

La ciudad Escrito por  Martes, 01 Diciembre 2015 09:41 tamaño de la fuente disminuir el tamaño de la fuente aumentar tamaño de la fuente 0
Valora este artículo
(0 votos)

Una inversión millonaria a dos cuadras del municipio y en pleno centro de la ciudad. Una sala de juegos “trucha” abrió por algunas horas. Loterías y Casinos clausuró el lugar y decomisó los tragamonedas. El intendente interino se opuso con firmeza. Una historia que muchos recuerdan y que aún tiene interrogantes abiertos. 

Toda la ciudad recuerda aquel verano de 2007. A tan sólo dos cuadras de la Municipalidad, en la sede de uno de los clubes o instituciones más prestigiosas de Mercedes, se instaló una sala de máquinas electrónicas de juegos de azar. Así de simple. Una cadena de tensos sucesos se fueron dando durante esos días, con aperturas y clausuras, con una inversión millonaria de por medio, y con sospechas claras que los caminos para llegar a esa circunstancia no habían sido demasiado claros. La vida del Bingo trucho fue de tan sólo horas. A punto tal que terminó clausurado y el Instituto Provincial de Loterías y Casinos no sólo puso las fajas sino que también incautó las máquinas en cuestión. Peleas legales, argumentaciones de uno y otro lado, y en el medio un puñado de personas que se habían abrazado a la posibilidad de tener una fuente de trabajo. Pero no prosperó. Increíblemente todo se fue gestando hasta que un día las puertas abrieron y en menos de lo dura un bostezo todo terminó. ¿Qué pasó? ¿Cuál fue la verdadera historia? Aún, a casi nueve años de aquellos sucesos, aún circulan comentarios aldeanos que no por repetidos son ciertos, pero cuanto menos resultan sospechosos. Dirigentes, jueces, políticos, en el mismo lodo. Se dijo que la inversión había sido de un millón de dólares, y quien podría llevar adelante semejante inversión sin un guiño de alguien que pudiera garantizarle que esa intención no iba a terminar en un depósito de Loterías y Casinos. Todo muy extraño, todo demasiado turbio.

Operativo

Durante esas jornadas hubo un operativo coordinado por la comisionado departamental de entonces, Liliana Mabel Balacco, quien permitía el ingreso de los abogados y responsables de Loterías y Casinos de la provincia a la sala una vez más tras su apertura en la segunda jornada. Los empleados y el público asistente fueron invitados previamente a salir del lugar, y así lo hicieron. A poco de iniciado este operativo el intendente interino Mariano Castelucci (Carlos Selva se encontraba de licencia) llegó al lugar. Venía de La Plata de reunirse con Arias Duval, secretario de Seguridad Bonaerense, para interiorizarse de las acciones que se tomarían. En principio se oyó el reclamo de los empleados, que cortaron la avenida 29 y luego quemaron gomas. En ese instante llegó nuevamente al lugar del hecho el juez Rogelio Masón, quien ingresó al Club con el cántico de los empleados de fondo, "queremos trabajar". Una vez concluida su actuación, el juez al salir más tarde dijo: "Loterías es el ente autorizado a habilitar, ellos vinieron hoy y vieron que no había habilitación y actúan conforme a la ley de loterías. Yo lo único que hice fue terminar con una factibilidad que ya se había iniciado por ordenanza en el municipio. Yo otorgué una factibilidad definitiva que ya había comenzado a tramitarse. El Club Mercedes buscaba la habilitación y esto abrió sus puertas porque nació de una ordenanza municipal con la que se autorizaba al Poder Ejecutivo a brindar la factibilidad, que es la posibilidad de funcionar, y eso es lo que le brindé yo, porque más no puedo hacer ya que habilitarlo es otra cosa", dijo. Pero tampoco fue suficiente. El Intendente interino Castelucci tras el cierre decía, "ya ha culminado la situación que se había iniciado con la clausura de una sala de juegos en Mercedes y le quería decir a la comunidad que el municipio actuó conforme a derecho, finalmente la sala de tragamonedas fue clausurada por disposición de Loterías y Casinos de la provincia. Desde la comuna se agotaron todas las instancias y en ningún momento la Municipalidad avaló la apertura de esta sala, que afortunadamente está cerrada". Castelucci, socio incluso del club Mercedes, calificó por entonces la situación como lamentable, "a mí me causa muchísimo dolor esto: yo soy socio del Club Mercedes y es el lugar donde me he criado. Pero tengo presente que hoy soy el intendente de Mercedes y tenía que actuar en consecuencia. Estoy convencido de que lo que hasta aquí se ha realizado es lo que corresponde", sostuvo. Fin de un intento que por entonces quedaba en manos de la justicia.

Visto 709 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Suscripción

Para recibir el Semanario envienos su suscripcióm a traves de correo, facilitándonos los datos. Y a la brevedad lo contactaremos. Tambien puede escribirnos en la sección contacto, por sugerencias, o lo que usted crea conveniente.

Twitter