16 D: Una tormenta que arrasó con el tendido eléctrico de la zona rural

La ciudad Escrito por  Viernes, 05 Enero 2018 10:39 tamaño de la fuente disminuir el tamaño de la fuente aumentar tamaño de la fuente 0
Valora este artículo
(0 votos)

La ráfagas de viento de la tormenta acaecida a mediados de diciembre dejó secuelas graves en la zona rural del partido de Mercedes. Personal de la Cooperativa Levín ha trabajado intensamente desde la mañana del 17 para reparar los daños. Alrededor de 150 postes, 10 mil metros de cables y 8 transformadores, son el saldo de una noche de furia natural.

El pasado 16 de diciembre la calma de las horas previas se convirtió en una tormenta de vientos intensos que alcanzaron más de 100 kms por hora. El temporal, que algunos especialistas consideran que no llegó a ser un tornado, azotó una vasta zona y afectó con furia algunos sectores del partido de Mercedes. Si bien la trascendencia de la misma tomó mayor notoriedad por las víctimas fatales que hubo en Olivera, partido de Luján, la zona rural de Mercedes sufrió graves consecuencias que hasta la fecha se están reparando. Diego Arzani es el encargado de personal de la Cooperativa de Electricidad Julio Levin. Hace muchos años que se desempeña en esta tarea y asegura que pocas veces, por no decir nunca, observó una tormenta de tamaña magnitud. Esto sucedió un sábado en la noche, por eso el domingo bien temprano reunió al personal y comenzaron a trabajar a destajo, casi sin horarios. El panorama mostraba árboles caídos, techos que habían sido arrasados, pero además muchos daños en toda la instalación eléctrica de media y baja tensión. Postes en el suelo, kilómetros de cables que desaparecieron, columnas de cemento quebradas que daban cuenta de la intensidad de esos vientos, alrededor de 25 transformadores regados por los campos. Algo desolador. Y como a veces suele suceder en un tornado, donde los daños son más focalizados, algunos especialistas indican que en esta ocasión, en términos meteorológicos, hubo vientos fuertes desordenados. De allí se explica que los daños hayan dejado un camino difícil de comprender respecto del comportamiento climático. Las zonas afectadas incluyen la Ruta 41 camino a Navarro, La Verde, la zona del camino de Los Sobrantes, sectores de Agote y Gowland, Goldney, La Florida y hasta un sector de García. Demasiado trabajo había por delante. De inmediato se montó un operativo en la sede de la Cooperativa que se ubica en la zona urbana de la ciudad para atender los reclamos que fueron incesantes. Los turnos del personal del área técnica empezaron a ser de 7 de la mañana hasta entrada la noche. “No descansamos ni en Navidad”, dice Arzani sin inmutarse, convencido que estaban siendo llamados a una tarea impostergable. Los usuarios afectados fueron muchos, y progresivamente se fue reestableciendo el servicio, priorizando las zonas con mayor cantidad de usuarios. “Hacía poco tiempo habíamos hecho un corte programado para realizar una poda correctiva, pero la tormenta tuvo una magnitud y no perdonó a su paso… me dio mucha tristeza ver que todas las mejoras que habíamos realizado en distintos lugares habían sido borradas por el viento”, sostuvo.

Esfuerzo

Como hemos dicho, el trabajo del personal de la Levin fue y sigue siendo intenso. Llevan más de doce días atendiendo las urgencias, y hasta dejaron personal destacado para tareas menores o puntuales. En ese periplo y cuando la tormenta había dejado su sello, se encontraron con muchos caminos que están invadidos por árboles y arbustos, que complican aún más la labor. De allí que fue necesaria la intervención de personal municipal para atender la problemática del arbolado, un serio inconveniente que no sólo se plantea en el sector rural. La Cooperativa ha tenido que afrontar todas estas vicisitudes a su costo, sin escatimar recursos para que la energía se reestablezca en todos los sectores de su incumbencia. Cayeron 25 transformadores, de los cuales entre 7 u 8 deberán ser repuestos. Algunos ya han sido reemplazados. Tuvieron que reponer además alrededor de 150 postes, y estiman unos 10 mil metros de cables, aisladores, crucetas, entre otros materiales. A eso se le debe sumar las horas hombre, el combustible, entre otros ítems. Las pérdidas fueron importantes. La estructura de la Levin ha permitido ir solucionando los inconvenientes con paso firme, a pesar de estos obstáculos naturales a los que hacíamos referencia. Insistimos, hay caminos en los que no se podía avanzar por la vegetación existente. No resulta tarea sencilla en condiciones normales, atender líneas de baja y media tensión que tienen una extensión en la zona de influencia de la Levin, de 700 kilómetros, con distancias que en algunos casos superan los 30 kilómetros de distancia desde su sede. Es de imaginarse que mucho menos lo será con el paso de una tormenta de estas características (pocas veces vista en la zona) y con caminos de tierra que se volvían intransitables. Dice el dicho que después de la tormenta llega la calma… Por ahora y gracias al destacado trabajo del personal de la cooperativa, la calma se va recuperando…  

Visto 207 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

fmciudad

android Blackberry Iphone mediaplayer quicktime winamp

yacare

grupo imola

banner mercedes 275x350 para febrero 2018

aviso rapicuotas color

aviso cancun

banner autos oeste

biodanza

Lares nuevo

amat para publi

alquiler Necochea 02

CDT 02 2018

Conéctese

Búsquenos en Twitter
Like en Facebook
Estamos en Google+
Subscribase RSS Feeds
Contacto

 

Suscripción

Para recibir el Semanario envienos su suscripcióm a traves de correo, facilitándonos los datos. Y a la brevedad lo contactaremos. Tambien puede escribirnos en la sección contacto, por sugerencias, o lo que usted crea conveniente.

Twitter