Familiares del soldado Balvidares viajaron a Malvinas Destacado

La ciudad Escrito por  Martes, 03 Abril 2018 06:09 tamaño de la fuente disminuir el tamaño de la fuente aumentar tamaño de la fuente 0
Valora este artículo
(1 Voto)

En diciembre, la Cruz Roja Internacional logró identificar a 90 soldados argentinos caídos en 1982. Amanda Calbin y Juan Balvidares visitaron el Cementerio de Darwin junto a otros familiares de soldados caídos. “Por fin lo encontré, estoy en paz ahora” fueron las palabras de la madre del soldado Horacio Balvidares.

Luego de que el Comité Internacional de la Cruz Roja entregara en diciembre último la identidad de 90 soldados caídos en la Guerra de Malvinas en 1982, este 26 de marzo los familiares de los conscriptos reconocidos viajaron al Cementerio de Darwin, ubicado en la Isla Soledad, para rendirles su merecido homenaje y saber finalmente y con certeza dónde descansan sus cuerpos.

La Cruz Roja, junto con la ayuda del excombatiente mercedino Julio Aro y del coronel inglés Geoffrey Cardozo (quien enterró a los soldados argentinos una vez concluida la guerra) logró identificar a 90 de los 121 cuerpos exhumados en el Cementerio de Darwin, tras la toma de muestras genéticas para su identificación, a cargo de 12 antropólogos forenses. Ambos estuvieron presentes en el viaje del pasado lunes.

Entre los 90 cuerpos identificados se encontraba el del mercedino Horacio Adolfo Balvidares, perteneciente al Regimiento de Infantería Mecanizada N°6. Horacio A. Balvidares fue parte de la 1a Sección, Compañía B, Regimiento de Infantería Mecanizado 6, Ejército Argentino. Caído en defensa de la Patria el 14 de junio de 1982.

A partir de la identificación, se comenzó a organizar el proceso para que dos familiares de los soldados puedan visitar sus tumbas en el Cementerio de Darwin por primera vez desde el conflicto en el Atlántico Sur. Del total de 649 argentinos que murieron en el conflicto, 237 de ellos fueron enterrados en este cementerio, y más de la mitad de los cuales se haya sin identificar.

El viaje, realizado el pasado lunes 26 de marzo, fue organizado por la Asociación de Familiares de Caídos en Malvinas y la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación, partió desde el Aeropuerto Internacional de Ezeiza de madrugada y arribó a las islas en horas de la mañana. Luego de los trámites burocráticos que requirieron los británicos que ocupan nuestro archipiélago, más de 150 familiares pudieron acercarse y finalmente rendir homenaje y llorar frente a la tumba de sus hijos, hermanos o sobrinos, recientemente identificados.

La madre de Horacio Adolfo Balvidares, Amanda Calbin y uno de sus hermanos, Juan Balvidares, fueron quienes volaron hacia las Islas Malvinas el lunes próximo pasado. Sobre la lápida del mercedino ya no rezaba la leyenda “Soldado argentino sólo conocido por Dios”, ahora está inscrito su nombre completo.

En diálogo con FM Santa María, Juan Balvidares contó su experiencia y los sentimientos que lo atravesaron tras poder, luego de 36 años, depositar flores en la tumba de su hermano en el Cementerio de Darwin de la Isla Soledad: “Acompañé a mi mamá porque eran dos familiares por soldado caído. Ver eso era algo muy emocionante, porque los familiares se reencontraban con sus seres queridos. Donde miraras era todo llanto y mucha emoción. Con mi mamá, a pesar del dolor que tuvo siempre, nos abrazamos los dos frente a la tumba de mi hermano, y lloramos como si fuéramos chicos, pero a la vez sentimos una paz inmensa y alegría porque sabíamos que ahí estaba él. Mi mamá me dijo “por fin lo encontré, estoy en paz ahora, puedo hablar con él, porque sé que esta acá.” Eran cosas muy fuertes pero a la vez con una paz muy grande.”

Juan Balvidares también se mostró agradecido por la oportunidad de visitar Malvinas, satisfecho con la organización y afirmó que la sociedad argentina debe tomar conciencia de que quienes lucharon allí son héroes: “Llevamos dos rosarios, uno nuestro y otro que nos alcanzaron hijos de veteranos de Suipacha, porque él nació allá y también lo sentían como propio, aunque vivió siempre en Mercedes. Les agradezco a todos. Esto se le debe mucho a Julio Aro. Fuimos bien recibidos y atendidos con mucho respeto, como tiene que ser. Sabemos que todo tiene que estar en paz y es lo mejor para todos, fue algo que pasó y no tiene que pasar nunca más. Ellos son héroes, no solamente mío o de mi vieja sino de todos nosotros. Hay que recordarlos y no olvidarlos nunca. Creo que de a poco la sociedad argentina está entendiendo y se está haciendo lo que se tiene que hacer con ellos, que es brindarles todo el respeto.”

Visto 411 veces Modificado por última vez en Martes, 03 Abril 2018 15:34

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Suscripción

Para recibir el Semanario envienos su suscripcióm a traves de correo, facilitándonos los datos. Y a la brevedad lo contactaremos. Tambien puede escribirnos en la sección contacto, por sugerencias, o lo que usted crea conveniente.

Twitter