Robo de combustible: Dos años de prisión para ex empleado municipal

Policiales Escrito por  Lunes, 14 Marzo 2016 13:52 tamaño de la fuente disminuir el tamaño de la fuente aumentar tamaño de la fuente 0
Valora este artículo
(1 Voto)

La justicia encontró culpable a un ex empleado municipal por fraude a la administración pública y lo condenó a 2 años de prisión en suspenso más inhabilitación perpetua para ejercer un cargo público. El hecho fue denunciado en 2012 durante la gestión del Intendente Selva. La resolución será apelada.

Por el delito de “Fraude a la administración pública y falsificación de instrumento público”, el pasado lunes, la titular del Juzgado en lo Correccional Nº 4, Dra. Teresa Bomaggio condenó a un ex empleado del municipio en la causa que se conoció como robo de combustible. El hecho investigado había sido denunciado en el año 2012, es decir durante la gestión del ex Intendente Selva. La titular del Juzgado encontró pruebas suficientes para entender que Pedro L. Torres era culpable y por ello lo condenó a 2 años y 6 meses de prisión en suspenso, además de pedir la inhabilitación perpetua para ejercer cargos públicos. Según se desprende de las fundamentaciones que sostienen la sentencia, la Dra. Bomaggio entiende que quedó acreditado que entre el 15 de agosto de 2011 y el 30 de abril de 2012 quien se desempeñaba como inspector del área de Control Urbano,  “completó vales de combustible con datos falsos y logró al menos en cuatro oportunidades cargar, o llevar en bidones, combustible “para su provecho”. Según indica la resolución de la justicia, “pudo hacerlo ya que por su trabajo y por ser hijo del subsecretario de Servicios Públicos a cargo del corralón municipal, conocía la operatoria habitual para la provisión de combustible de dicha dependencia. Sabía acerca de la posibilidad del llenado de vale en blanco en la estación de servicio proveedora Esso y ganándose la confianza de los playeros, ya que concurría habitualmente con los vales de su área de trabajo, indujo a error y fuera del horario administrativo habitual en el que estaba el empleado que controlaba, incluso en horario nocturno, realizó la carga”.

Testimonios

Los testimonios que se recibieron en la etapa de instrucción como a los escuchados en la sala de juicio que se referían a la modalidad de provisión de combustible de entonces y cómo se tomó conocimiento de la irregularidad advertida por el playero de la estación de servicio. A ello se sumó la individualización del imputado, los vales completados falsamente y las actuaciones administrativas, “además de la declaración del imputado quien admitía haber insertado en dichos vales los datos, teniendo en cuenta también la facturación del combustible a la municipalidad”, indicaron fuentes judiciales. El mecanismo era en aquellos días, que el municipio compraba combustible en la estación de servicio Esso con vales que iban por duplicado. El corralón tenía dos tipos de vales, “siendo uno de estos que quedaban en blanco en la estación de servicio para la carga fuera de los horarios de trabajo. Tras esta situación que se denunció, la comuna cambió el sistema modificando los vales con colores y codificaciones especiales para cada área”. También se dijo que en Control Urbano se daban vales por hasta 10 litros de combustible para quienes aportaban sus autos particulares a la labor municipal, y surgió de los vales utilizados por Torres, la carga de hasta 25 litros, “en una ocasión dos veces en la misma noche y que estaban completados con distintas firmas”. El imputado admitió en el proceso judicial que había completado vales en blanco a instancias de un playero y con los nombres que este presuntamente le habría sugerido. Ante esto indicó que puso a disposición su vehículo particular y que los vales de combustible que le daban eran “escasos para su tarea”. De allí surgió que le preguntó a un playero si podía cargar combustible pero que no tenía vales y que este le dijo que no había problemas y que podía pasarlos con nombres de diferentes personas que estaban autorizadas. Sin embargo la Dra. Bommagio consideró que “con tal versión el imputado intenta colocarse en una situación de inocencia e instigación por parte del playero” y que en su intento de justificación “resulta que sólo a él no le alcanzaba el combustible para realizar sus tareas de haber sido una situación insostenible se habrían presentado a su superior para encontrar una solución”. En tanto, entendió que fue una maniobra “realizada en la clandestinidad: aprovechando horarios nocturnos y completando datos falsos. El llenado de vales no existía en el área de Control Urbano y además el imputado tenía acceso al corralón (donde sí se permitía el uso de vales en blanco) y por ser hijo del encargado del mismo conocía el manejo”. En cuanto a la inclusión del playero en su relato, la jueza lo desestimó en base a los demás testimonios recogidos. En resumen, Torres fue encontrado culpable del delito de “Fraude a la administración pública” en detrimento de la Municipalidad de Mercedes que abonó las facturas correspondientes; “sin encontrar eximentes, atenuantes o agravantes por lo que le impuso la pena de dos años de prisión que fue dada en ejecución condicional con reglas de conducta como la de fijar residencia, someterse al cuidado del Patronato de Liberados y procurar trabajo lícito, industria o profesión”. La adulteración de instrumento público se desestimó ya que los vales en blanco son órdenes de pago a completar, y que fueron completadas con datos falsos. Como el imputado era empleado municipal, el Código Penal establece que debe aplicarse la inhabilitación perpetua para ocupar cargos públicos. Por otro lado, se conoció que el letrado defensor de Torres apelará la resolución.

Visto 1009 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Suscripción

Para recibir el Semanario envienos su suscripcióm a traves de correo, facilitándonos los datos. Y a la brevedad lo contactaremos. Tambien puede escribirnos en la sección contacto, por sugerencias, o lo que usted crea conveniente.

Twitter