Pintan estrella amarilla en memoria de Nazareno

Policiales Escrito por  Martes, 03 Enero 2017 11:34 tamaño de la fuente disminuir el tamaño de la fuente aumentar tamaño de la fuente 0
Valora este artículo
(0 votos)

El pasado jueves 29 de diciembre, en horas de la mañana, se pintó una nueva “Estrella Amarilla” en la ciudad recordando a Nazareno Laborda. El pequeño fue atropellado en la esquina de 16 y 19 cuando se dirigía a la Casa del Niño en bicicleta. Como consecuencia de ello, Nazareno falleció un 30 de diciembre de 1996. En el acto, donde además de pintarse la estrella amarilla, se plantó un árbol en su memoria, estuvieron presentes el Presidente del Honorable Concejo Deliberante Matías Dematei, en representación del Intendente Ustarroz, junto a la Sub Secretaria de Control Urbano Clara Zunino y familiares de la víctima. Durante el encuentro, Nancy Okos, coordinadora del área de tránsito en Control Urbano, se refirió a una nueva ley que fue aprobada el pasado 22 de diciembre y tiene que ver con las penalidades en caso de accidentes de tránsito. Por su parte Dematei agradeció a la familia por la enseñanza “que nos dan en transformar este gran dolor en esperanza y concientización hacia los demás, están demostrando una gran entereza y es admiración lo que puedo expresar”. El concejal agregó que como Estado Municipal era importante, “acompañar esta lucha para que se pueda crear conciencia en todos los ciudadanos de la importancia que tiene respetar las normas de tránsito y seguridad vial, creo que nos falta mucho como ciudad y como país por eso creo que lo que ustedes están haciendo nos sirve a todos nosotros como sociedad y creo que son un orgullo para toda la ciudad”.

Nunca esclarecido

A Nazareno Laborda lo pisaron con un auto y lo mataron. Fue un 30 de diciembre soleado antes de las 9 de la mañana. En 19 y 16, una zona de mucho movimiento. Él viajaba en su bicicleta y un vehículo de mayor porte lo arrolló. Desde entonces familiares y amigos, bregaron por el esclarecimiento del hecho. Pasaron 20 años y nunca se pudo determinar cómo fueron los hechos. No hubo testigos. Pocos declararon en la causa y casi nadie vio el accidente. La justicia no pudo o no supo darle una respuesta a la familia, a su madre, a sus hermanos. Hay alguien que sabe que fue el responsable de ello, y guarda su secreto después de dos décadas. Pasaron 20 años y es posible que muchos testigos hayan decidido callar a mitigar el dolor de una madre. 

Visto 365 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Suscripción

Para recibir el Semanario envienos su suscripcióm a traves de correo, facilitándonos los datos. Y a la brevedad lo contactaremos. Tambien puede escribirnos en la sección contacto, por sugerencias, o lo que usted crea conveniente.

Twitter