Sergio López: “Ser mayoría no significa ser destituyente”

Politica Escrito por  Lunes, 30 Octubre 2017 12:22 tamaño de la fuente disminuir el tamaño de la fuente aumentar tamaño de la fuente 0
Valora este artículo
(0 votos)

El ex presidente del Concejo Deliberante en el año 97 y ex secretario de Gobierno de Carlos Selva, habló de la realidad política que vive Mercedes. Confía en la racionalidad de los actores de la ciudad para afrontar este momento, sigue sin aceptar la conformación de Cambiemos y considera que Mercedes necesita un intendente y no un delegado.

Allá por el año 1997 la Alianza obtenía una victoria por sobre el Justicialismo y las expectativas de convertirse en gobierno en la elección siguiente se hacía visible. El reparto de 5 a 4 sumaba al bloque opositor al gobierno del Dr. Julio Gioscio una paridad de concejales dado que un número similar venía de la elección del ´95, donde entre el radicalismo y el por entonces FREPASO, conseguían cuatro espacios. El Dr. Sergio López era uno de esos ediles y fue el último presidente del Concejo Deliberante de sectores no peronistas. Su experiencia como máximo responsable de uno de los poderes del Estado municipal fue enriquecedora dice. Protagonistas mantuvo una charla con este dirigente que con el paso de los años dejó la casa de avenida 29 casi esquina 30 y luego se convirtió en funcionario del gobierno de Carlos Selva, siendo un férreo defensor de ese espacio como militante más como secretario de Gobierno. En la entrevista López dejó sus expresiones, muchas de ellas muy críticas hacia diferentes sectores políticas de la escena distrital:

Fuiste el último presidente opositor del Concejo Deliberante, contanos como fue esa experiencia

Fue una experiencia enriquecedora desde todo punto de vista. Básicamente por el momento político que era. Surgimiento de la Alianza, año 97/98 y aparte por los protagonistas… nos dimos todos los gustos en ese sentido. Mi vicepresidente del Concejo era nada menos que quien luego fue intendente 12 años y tuve el honor de acompañar (Carlos Selva). Y el Intendente era Julio Gioscio, que en esa relación amor-odio que ya había con Carlitos en esa etapa, nosotros teníamos una relación de respeto institucional muy fuerte, pero a sus vez cambiaban los números, las paridades y los protagonistas dentro del Concejo, surgía una fuerza nueva que generaba una expectativa enorme que después se vieron defraudadas en muchos casos y en otros entiendo que no. Un escenario mucho más diverso que hoy, mucho más rico y más de consenso. Calculá que me tocó presidir el Concejo con 7 concejales nuestros, y el Justicialismo reconoció nuestro planteo que si bien no éramos la mayoría habíamos ganado categóricamente la elección y eso ameritaba un gesto político del Justicialismo que lo tuvo en ese primer año.

¿El ´97 podía mostrar un horizonte parecido al de hoy respecto de la posibilidad de tener en las elecciones siguientes una victoria de sectores no peronistas?

Creo que sí. En el ´97 veíamos a tiro de mano el gobierno municipal. Trabajamos en consecuencia, tratamos de ser protagonistas de un cambio que se vio a nivel país también, que era la caída del menemismo, y acá veíamos que el período del Dr. Gioscio se agotaba necesariamente, no había forma que no fuera así… sin embargo como siempre nos pasa a los no peronistas, y como siempre suelen hacer los compañeros peronistas, ellos encontraron la forma de subsistir y un viejo caudillo como Gioscio logró ganarnos la elección, pese a que la Alianza había hecho una elección aplastante. Creo que en esta instancia que estamos hoy hay una fuerte consolidación de Cambiemos en la provincia, un crecimiento sostenido a nivel local y un agotamiento del modelo político con el que se ha sentido identificado la actual gestión comunal. Me parece que hay más posibilidades ahora de un cambio de signo político en el gobierno municipal…Pero hablar a dos años en la Argentina es una locura, y en Mercedes es dos locuras. En Mercedes las elecciones más peleadas las ganó el justicialismo… ni con Alfonsín, ni con De la Rua, ni con Macri, se pudo poner un intendente de otro signo.

A partir de diciembre el bloque opositor tendrá mayoría, cosa que en aquel ´97 no tenían… nunca antes por voluntad popular había sucedido. En los tiempos que vivimos de “grieta”, ¿Mercedes está frente a un problema?

Creo que dependerá de la inteligencia de los protagonistas. A priori el próximo presidente del Concejo tiene que ser de Cambiemos. El Ejecutivo deberá tener la inteligencia de poder manejarse con ese Concejo Deliberante, me tocó en la Secretaría de Gobierno tener casi toda la gestión el Concejo Deliberante en contra. Yo descarto la racionalidad de los actores políticos de Cambiemos a nivel local, y confío en la racionalidad del intendente, para poder mantener la institucionalidad. Es una pregunta inteligente, natural y lógica, pero no debiera ser natural. No hay ninguna anormalidad que el Concejo tuviera un signo y el intendente otro, si realmente están dispuestos a elaborar consensos y discutir políticas de Estado. Algún periodista de afuera de la ciudad me decía si atrás de esto venía la interpelación, ser mayoría no significa ser destituyente…

Hay quienes interpretan que el modo en que votaron los mercedinos marca que puede haber una especie de alineamiento de las fuerzas dominantes municipales con Provincia y Nación. Ahora uno encuentra muchos argumentos para dudar, como fue la última elección donde votaron al actual intendente cuando en el país ganaba Macri, y más marcado aún en el ballotage… ¿Cuál es tu interpretación?

En aquella elección de Ustarroz hubo varios factores. El primero es que este tema de alinear al municipio con la Nación y la Provincia, lo hacía “Wado” de Pedro llamando por teléfono y entrevistándose con el grueso de la sociedad mercedina diciéndole que los puentes estaban cortados para Mercedes con el gobierno nacional. Para esa última elección directamente se encargó de llamar a todo el mundo diciendo que había que votar a “Juani” porque iba a ganar Scioli y Aníbal. Eso en algún lado entró…Hubo un trabajo excelente de los muchachos del Frente Mercedino, fiscalizaron, motorizaron, llevaron a votar a todo el mundo… las elecciones se ganan de esa manera. Creo que entonces quedamos desalineados de nuevo…Pero no creo que la gente juzgue tanto por alinear… hay un cambio de clima político, problemas de gestión, gente que estaba en aquella lista y no estaba como Pablo Perazzo por dar un ejemplo… y los votos se diseminaron, más allá de la excelente elección de Cambiemos no es pensable que se haya construido una nueva mayoría férrea de 20 mil votos en Mercedes. No hace una tan mala elección Ustarroz considerado en abstracto con un peronismo en retirada y Cristina perdiendo… la gente vota con sentido de fin de época. Por ahí nos apuramos los radicales en el 99 creyendo que era el fin de Gioscio, porque lo que no pegó Novak lo capitalizó Selva. Los ciclos se van cumpliendo y a veces se peca por adelantarse.

Sos radical de cuna y te alejaste de la UCR… ¿te gusta Cambiemos?

No, de hecho mi permanencia como mero simpatizante cerca del Frente Renovador es porque nunca me cerró la alianza de Cambiemos… yo todavía por ejemplo no escuché una explicación coherente de porqué no se constituyó Cambiemos en la ciudad de Buenos Aires, si se lo condenó a Martín Lousteau a que fuese como el Partido Socialista del Pueblo, por fuera de la estructura, sin lógica. Me parece que el radicalismo ha ganado la posibilidad de ser gobierno en Cambiemos, pero ha perdido la posibilidad de conservar su esencia. Cuando con un tema como el de Maldonado el gobierno tardó dos meses en fijar alguna postura más o menos razonable, y muchos amigos radicales vos los veías absolutamente mudos, no se podía entender. Tengo el corazoncito no solamente por pertenencia radical, sino porque mis hijos militan, 4 de ellos militan en la UCR, pero la realidad es que Cambiemos no llena las expectativas de muchos radicales. Nadie pide que abandonen una alianza de gobierno, pero el radicalismo debe mirarse hacia adentro y pensar si va a ser un partido que le brinde la infraestructura y el seguimiento al PRO, o va a ser el partido que discuta hacia adentro políticas de estado o políticas de gobierno. Esto sigue siendo una mesa de cuatro o cinco dirigentes exitosos, muy bien asesorados, como lo son también los otros partidos… un asesor de imagen te puede decir si te tenés que poner camisa celeste pero no te puede decir si hay que salir a medir el tema de un desaparecido en Democracia…

Parece un nostálgico porque muchos de los radicales que eligieron quedarse le pueden decir que con esta nueva realidad llegan a ser parte de un gobierno y de la otra forma no…

Ese argumento resulta irrebatible… Sin embargo sigo creyendo que no nos podemos definir por oposición al kirchnerismo y ni ellos se pueden definir por oposición a los otros. Una sociedad donde no podemos encontrar un ámbito de respeto institucional y de construcción de políticas entre todos los partidos, donde se está viendo a ver cuántos porotos se juntan de cada lado y no importa mucho el discurso sino la efectividad del mismo… es una sociedad cuanto menos destinada a estar anestesiada. Todo ha cobrado una superficialidad que parece ser que los tipos que tienen algún interés en discutirla un poquito más, no son una opción de gobierno. Tampoco sirve hacer política testimonial, me parece que es un buen momento para estar casi de vacaciones.

El escenario político local ha cambiado. El selvismo se ha debilitado, pero ¿se puede dar por finalizada su etapa?

Yo a Carlos (Selva) no lo doy por caído nunca. Nos equivocamos con Gioscio en el ´99.  Carlos es un tipo todavía joven, que está ejerciendo una diputación a conciencia y laburando políticamente en un nivel donde hasta ahora no había trabajado. Con una mala performance territorial en las últimas dos elecciones esto es claro, pero un animal político. El que apuesta a eso se equivoca, no sé qué irá a hacer políticamente, pero como actor político hay Carlos Selva para rato, después habrá que ver qué quiere hacer él, si le interesará o no volver a pelear por la Intendencia.

Cuando comenzamos la charla hablaste de aquel concejo del ´97, hablamos de la falta de argumentos en la discusión política, de elecciones municipales que se nacionalizan… entonces, ¿qué perfil tiene que tener un candidato a intendente para 2019? ¿O basta con que la coyuntura nacional arrastre para que pueda ganar cualquiera?

El signo de los tiempos pareciera ser más esto último. Yo aspiro a un perfil de intendente que tenga idea y cojones. Estoy cansado que me hablen de los buenos administradores. No queda más margen para el discurso político si no atendemos los servicios, pero aparte un tipo que esté dispuesto a discutir qué modelo de ciudad queremos, y que pueda mostrar un equipo. Un modelo de política… Porque hay que discutir con la Provincia independientemente del signo político, en determinado momento hay que discutir coparticipación, servicios, comodatos de lugares que son de la Provincia, cosas que se bajan a otros municipios y que no te llegan… tenemos que tener intendentes y no delegados. 

Visto 98 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Suscripción

Para recibir el Semanario envienos su suscripcióm a traves de correo, facilitándonos los datos. Y a la brevedad lo contactaremos. Tambien puede escribirnos en la sección contacto, por sugerencias, o lo que usted crea conveniente.

Twitter