Los apuros y desprolijidades de un nombramiento

Politica Escrito por  Lunes, 25 Enero 2016 12:58 tamaño de la fuente disminuir el tamaño de la fuente aumentar tamaño de la fuente 0
Valora este artículo
(0 votos)

(De la redacción)

Claro que la política estuvo invitada al acto del viernes en el Hospital Blas L. Dubarry. Como siempre hemos dicho, es imposible que no se le permita el ingreso a la misma cuando los nombramientos en las direcciones no tienen que ver con concursos, con méritos profesionales, o extensos curriculum o diplomas. La carrera hospitalaria no existe para ocupar una dirección en la provincia de Buenos Aires. Esto no pone en duda la idoneidad que pueda llegar a tener el Dr. Daniel Bandoni, quien como profesional se ha ganado tanto respeto como prestigio, pero como conductor de un centro de salud pública debe aprender y demostrar que pudo, quiso y supo. Pero no es este el único ingrediente que viene de la política en la “novela del verano” que fue el Hospital Dubarry. Hay mucha tela para cortar. Insistimos en que más allá del respeto profesional y el afecto que se le tiene a Bandoni, es un dato irrefutable que el cirujano ingresó a la política hace poco tiempo, dentro de un espacio vecinalista que luego se unió a un frente más amplio. Tal vez esa fue también una carta de peso para aspirar a ese cargo. Cuando sonaba como Ministro el Dr. Blanco de Chivilcoy había chances fuertes por el conocimiento y la cercanía del correligionario Blanco con algunos mercedinos. Pero al caerse esa posibilidad, parecía derrumbarse el nombramiento. Otra vez en Cambiemos a remar dentro de un Ministerio que ya no era tan afín. Prueba de ello es que el Ingeniero Fal en principio podía estar dentro del Ministerio de Salud de la provincia, y terminó recalando en Producción, Ministerio este que cayó en manos de un radical. Las presiones empezaron a hacerse fuertes en el distrito. Alguna figura representativa del propio Cambiemos despotricaba, “estos nos pueden nombrar ni a Bandoni en el Hospital”, decía con furia contenida. A todo esto Príncipi seguía remando en una tempestad en la que casi no le quedaban aliados, pero remaba. De hecho lo invitaron para que pueda despedirse, como no pudo hacerlo Víctor Hugo Morales, y lo invitaron a que sea parte de un traspaso, como no pudo ser entre CFK y Macri o como no se pudo ver en la foto de los Intendentes de Mercedes. Esto también parece formar parte de la política. Nos hemos acostumbrado a que quien se va, no esté y si está no llama la atención sino que es normal. Principi aprovechó esa despedida para recordarle a los políticos que tienen cargos superiores, que el hospital seguirá necesitando de ellos. Estaban Ustarroz, Fal y Selva. Todos tienen un cargo superior al que tenían antes de octubre. Vaya a saber si esas palabras tenían un solo destinatario o eran los tres.

Resoluciones…

Las semanas previas a este cambio de dirección fueron de mucha tensión. Es que en el Ministerio de Salud de la Provincia parecen no haberse manejado del modo políticamente correcto. Si a ello le sumamos los apuros locales, nos acercamos demasiado a la improvisación. ¿Y que otra explicación que política tienen esos apresuramientos?  Bandoni iba a asumir porque ya le habían confirmado. Algunas fuentes de Cambiemos aseguraron que el cirujano estaba dispuesto a esperar la llegada de alguien de peso, la Ministra por caso. Pero pasaron las semanas y no llegaba. De allí que cuando apareció un asesor de la Dirección de Hospitales dijeron es ahora. La resolución que llegó sólo estaba firmada por el Director Provincial de Hospitales, Alberto Lazo. Ese fue el acto administrativo suficiente para la asunción. La sinceridad de Bandoni reafirma los apuros, dado que dice pedirá a la Ministra que los confirmen y que les otorguen firma… Como que están en el aire por unos días. “Por eso fue como improvisado”, agregaba el flamante director. Y en estas cuestiones de la política también surgió otro dato que no fue del agrado de los hombres locales de Cambiemos y que es desde el Ministerio se acercaron al Intendente y al Director de Salud para preguntarle si estaban de acuerdo que Bandoni sea director del Dubarry. No hubo oposición al respecto. “Si se manejan así en otro municipio no sé como puede terminar la cosa… no se manejan políticamente bien”, dijo algo ofuscado uno de los rostros visibles del frente Cambiemos en la ciudad. Todo ha sucedido como muchos presagiaban, como muchos querían, pero con demasiada aceleración, tal vez innecesaria. Si el objetivo era que políticamente haya señales que eran capaces de ungir a Bandoni como nuevo director y cerrar el ciclo de Príncipi, definitivamente se ha cumplido. Salud. 

Visto 1063 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Suscripción

Para recibir el Semanario envienos su suscripcióm a traves de correo, facilitándonos los datos. Y a la brevedad lo contactaremos. Tambien puede escribirnos en la sección contacto, por sugerencias, o lo que usted crea conveniente.

Twitter