MATÍAS VITA

Valora este artículo
(0 votos)

“Siempre me atrajo la posibilidad de ayudar a los que más necesitan y con eso comencé desde hace muchos años. La militancia es fundamental y trabajar por y para los demás, resulta fantástico. Tengo una hermosa familia y la disfruto”.

Matías Daniel Vita “el Boya”, 40 años, empleado en ANSES (Mercedes), en pareja con Jimena Rivas (28), empleada en la misma entidad. Dos hijos; Simón y Catalina de 12 y 6 años respectivamente, con su ex pareja, Natalia Castro. Jimena es mamá de un niño de 3 años, Salvador y espera otra para dentro de pocos meses. Hoy nos cuenta algo de su vida, su familia, su trabajo, sus experiencias, sus gustos, sus cosas…

¿Tu familia…?

Mis padres son Edmundo Ricardo (65), jubilado del Servicio Penitenciario de la Pcia. de Buenos Aires y Vilma de Dios Moretti (64), que llevan los apodos de “Galván” y Clide” respectivamente. Por el lado de mamá que también es jubilada, tengo dos medio hermanos que son mayores que yo, Pablo (48), que vive en Bolívar y Marcela (47), que vive aquí y tiene tres hijos; Cintia, Santiago y Milena. Tengo una ahijada llamada Lourdes Ferreyra (14), hija de Fabián y María Elena Giménez.

¿Tu barrio…?

Nací, viviendo mis padres en calle 46 entre 17 y 19, barrio en el que formábamos un trío inseparable con dos amigos llamados igual, Pablo Ballesteros y Pablo Jaime. Éramos muy callejeros y bastante traviesos, en un barrio en el que abundaban los espacios libres y sitios para jugar a lo que sea, le pelota principalmente, entre tantas otras cosas.

¿Hubo límites en casa…?

Existieron y los recordaba papá más especialmente. A veces bastó con su mirada para que se recuperara el orden y también hicieron falta  penitencias, consistentes en la prohibición de las salidas, los festejos de cumpleaños, juegos en la calle… (siguen). Eso duraba por lo menos una semana, que se me hacía eterna.  

¿Tus estudios…?

Hice el Jardín de Infantes en el Nº 1 de Av. 17 entre 20 y 22. Para los tiempo de primaria y secundaria, fui alumno del Colegio San Patricio, siendo algunos de los docentes entre otros y ambos niveles, “Nenín” y “Lila” Filippi, Alicia D´Angelo, Ricardo Tabossi, “Lucho” Barbella, “Carlitos” Fiorelli, Lidia Rodríguez, el “Lechón” Miguel Iribarren…(siguen), y fueron algunos de mis compañeros Juan Pedro Zoni, Marcos Pighin, Pedro Lima, “Lalo” Révora (Santiago), Federico Belsunces, Santiago Cabachieff, Julián Kelly y el mismo “Juani” Ustarroz, los que nos reunimos una vez por mes para compartir buenos asados.

¿Has sido cumplidor y aplicado…?

Te diría que cumplidor creo que sí, pero no era de estudiar y eso se reflejaba en las notas, aunque me las arreglaba para ir “zafando” y no generar demasiados problemas en casa ni el colegio. He sido de los habladores en clase, y pese a los años en eso no he cambiado. No fui de los más “quilomberos”, pero tampoco de los tranquilos y las amonestaciones siempre ha estado presentes en mi vida de estudiante. Te aclaro que nunca le he faltado al respeto a mis maestros y profesores, porque además, eso traería seguramente otras medidas en casa.  

¿Me imagino el por qué, pero quién te puso el apodo de “Boya”…?

Ese fue desde muy chico, Pablo Ballesteros y el por qué, es justamente el que te imaginás, mi enorme cabeza. (se ríe y se la toma).

¿Hiciste deportes…?

Siempre he jugado al fútbol, pero nunca representando a algún club ni nada, solamente con mis amigos y en el club en el Barrio Trocha. Hice Voley en San Patricio, dirigidos por el “Lechón” y también tenis en el club Mercedes. Actualmente y cuando puedo sigo jugando.  

¿Tu barra de amigos…?

Tengo dos grupos de amistades. Los que fuimos compañeros en San Patricio y otro en el que están “Fede” Gaiera, “Marito García”, “Pico” Pérez, y Dante Petroni entre otros.

¿Hiciste alguna carrera terciaria…?

Me había atraído lo referente al trabajo social y entendí que para ese lado debía orientar mi destino. Para eso y teniendo ya 20 años, me instalé en la ciudad de Buenos Aires con dos amigos, Santiago Cabachieff y Belsunces, en un departamento del barrio de Congreso, en Bmé. Mitre y Riobamba y comencé en la UBA., los estudios. Al mismo tiempo y porque lo necesitaba realmente, conseguí emplearme como cadete en un estudio jurídico de Avenida de Mayo y Cerrito además y seducido por lo actoral, aproveché para estudiar en el “Centro Cultural Rojas”, mis clases de teatro.

¿Por qué no continuaste…?

En realidad, la carrera en sí, no resultó acorde para mí lo que había imaginado y pese a que intenté no dejarla, la realidad me pudo y luego de cuatro años, volví a Mercedes y como te imaginarás a la casa de mis viejos, con la idea de seguir con mis estudios. Lo hice por un año más en la UnLu, pero me di cuenta una vez más, de que no era lo que quería y dejé.

¿Entonces…?

Conseguí mi primer trabajo un poco después, en 2001, haciendo de mozo en el restaurante “El Aljibe”, del que era propietario, Guillermo Traverso y funcionaba en avenida 16 entre 21 y 23. Allí estuve un par de años y en 2003, Raúl “el Gordo” Gaiera, me propuso hacerle de chófer a los futbolistas de su grupo a Avellaneda tres veces a la semana, donde debían hacer las prácticas en el Racing Club. Allí los llevaba, los esperaba hasta que terminaran las prácticas y entrenamientos y los regresaba a Mercedes.

¿Cuánto tiempo hiciste esa tarea…?

Lo hice hasta el año 2005, fecha en la que pude conseguir emplearme en el Hospital Cabred de Open Door, como operador terapéutico en adicciones, empleo que mantuve hasta el año 2013. Para ese tiempo estaba en pareja con Natalia (Castro) y nació Simón, nuestro primer hijo. Hicimos pareja desde 1993 a 2011.

¿Cuándo habías comenzado a militar en política…?

En realidad todo comenzó cuando con “Juani” (Ustarroz) y un grupo interesante de jóvenes, comenzamos con trabajos sociales en el Barrio Marchetti, involucrándome cada vez más en eso que me representaba saber que podíamos ayudar a la gente más necesitada. Al mismo tiempo, matizaba un poco de todo eso con el teatro y las murgas, creando la llamada “Los guardianes del Rey MOMO”, con un número muy grande de integrantes que sin mal no lo recuerdo, éramos unos 150. Había bailado un tiempo antes en una murga de Palermo con un par de amigos. Como yo había participado en “unidos por una Pasión”, aquí, tuve la gana de retomar, pero surgió la idea de formar entonces, lo que fue “Los Guardianes”.

¿Arte teatral y música al mismo tiempo…?

Es cierto y te cuento que siendo muy chico, integré una banda de Rock Punk, tocando el bajo, mientras Alejo Ibaldi cantaba, Esteban Ismael era el guitarrista y en batería estaba el  “Tonga” Mandrini. Eso duró un par de años en plena adolescencia, entre mis 15 y 17 y nos presentamos en varias oportunidades, como por ejemplo en el “Mercedes Rock”.

¿Cando ingresaste al ANSES…?

En 2013, cuando fue designado Jefe “Nani” San Pedro y “Juani” Ustarroz pasó a la parte Regional. Me asignaron al área de “Atención al Público”, lugar que ocupo desde entonces, trabajando muy cerca de Mauricio Larraburo, Dante Petroni, Betina Arroyo y otros, que me ayudaron mucho y aprendí las tareas sobre las que pongo lo mejor de mí diariamente.

¿Te gusta tu trabajo...?

Me gusta mucho porque en general atendemos a gente mayor de edad, que concurre en la búsqueda de soluciones que muchas veces podemos satisfacer y otras no, pero trato de que se lleven la mejor impresión de la institución y hago todo lo posible para que su problema encuentre buenos resultados. No siempre nos resulta fácil, porque se trata de gente a veces muy mayor y con dificultades motrices, auditivas o lo que sea, que concurren solas y sin nadie que las acompañe, pero con toda la paciencia del mundo trato, como todos allí, de darles la mejor salida que nos es posible.

¿Cuándo te habías conocido con Jimena…?

Haciendo militancia, ya que ella trabajaba activamente en el comedor “Los Pampitas” del Barrio Marchetti, allí nos conocimos. Con la mamá de mis hijos, nos habíamos separado en 2011 y formamos pareja con “Jime” en el año 2014 conviviendo y ocupando una casita del Barrio llamado de DGI, que alquilamos en 11 y 112. Ahora estamos con ansias, esperando una niña que llegará dentro de 4 o 5 meses, Dios mediante.

¿Hacés algo en especial en el tiempo libre…?

Estoy aprovechando de los talleres de música, haciendo “Cajón Peruano” (Percusión) con “Nano” Espíndola y “Trompeta” (viento) con Julio Romero. Como verás que todo por el lado del arte y la cultura. Lucía Capaccio, la Directora Municipal de Cultura, me invitó a que la diera una mano, dado a la experiencia que obtuve con antelación, para la organización de lo que se viene el año próximo en materia de carnaval y por supuesto gustoso allí estoy también. 

¿Cómo son Simón y Catalina…?

Simón es algo temperamental, muy obediente, buen alumno y amiguero. Conmigo es algo increíble y hablamos muchísimo. “Catalina es cariñosa y lo demuestra. Tiene docilidad para el arte en distintas formas.   

FUERA DE JUEGO

Soy hincha, casi fanático de Boca y el Club Mercedes.

Tengo cinco amigos muy especiales de la vida; “Tato” Dadea, Juan Guzzo, “Marencha” Marenchino, José Ricchini y Roberto Maldonado.

El asado y con un buen vino tinto es lo que más me gusta.

Me reconozco bastante calentón, pero se me pasa enseguida y soy de disculparme si es que estuve equivocado.

Si tengo alguna virtud es ser buen compañero y amiguero.

Jimena es muy buena madre, excelente compañera y sabe escuchar. Mide las palabras y es de opinar con mucho criterio.

Para mi gusto es algo excesivamente reservada.

Me hubiese gustado seguir estudiando y poder trascender en el teatro y la música. Nunca es demasiado tarde para esas cosas. La vida dirá.  

Visto 506 veces Modificado por última vez en Miércoles, 13 Septiembre 2017 12:14
Hector Espina

Email Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Más en esta categoría: « JUAN ESPIL

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Suscripción

Para recibir el Semanario envienos su suscripcióm a traves de correo, facilitándonos los datos. Y a la brevedad lo contactaremos. Tambien puede escribirnos en la sección contacto, por sugerencias, o lo que usted crea conveniente.

Twitter