(Des)aparecer o cómo ejercitar la memoria

Valora este artículo
(0 votos)

El Teatro de la Comedia de Mercedes presenta esta puesta en escena todos los miércoles de octubre y noviembre (excepto el 8). Este espectáculo indaga en el universo cotidiano del desaparecido de la última dictadura cívico-militar.

El espectador no ingresa, esta vez, por la “puerta grande” del teatro. Su ingreso será por un extenso pasillo subterráneo ubicado a metros de la entrada principal. Es un acceso “no oficial”, alejado de las convenciones de un teatro alla italiana, que marca el tono que tendrá la obra. También implica un viaje por el tiempo, un pasadizo que significa alejarse del sesgo histórico,  profundizado por las fotos de desaparecidos adheridas a las paredes. Ese “más allá” al que el espectador llega es la vida cotidiana de los mercedinos que hoy ya no están, a los que la dramaturga y directora Gabriela Lorusso investigó mediante varios encuentros con sus familiares.

Demasiados 23, vacíos imborrables resulta un valioso espectáculo, no sólo porque se cimenta sobre la base de una corriente del teatro que problematiza la tríada arte-política-vida, sino por cómo elige hacerlo. Luego de pasar por aquel pasillo, los espectadores llegan a la sala teatral, que los espera sin sus asientos. Allí, en ese espacio, se sucederán diversos cuadros o escenas, a los que en ocasiones se accede mediante un guía con linterna. Se trata de “iluminar” zonas desconocidas, vedadas por un discurso oficial que es útil para testimoniar el horror, pero que a la vez elude una parte valiosa del componente biográfico y afectivo.

Habitar ese espacio habitualmente consagrado al lugar de la expectación es, al mismo tiempo, reconocer la capacidad de incidir sobre lo representacional; el lugar del recuerdo. Los cuadros no muestran gestas épicas, sino que se focalizan sobre la vida cotidiana de los desaparecidos, amenazadas por el olvido. Lorusso hace un uso expresivo del sonido y de la luz; su espectáculo se nutre el simbolismo como modo de señalar la opacidad de algunos signos que el espectador debe volver legibles. La acompañan un grupo de actores que asumen la puesta con sentido compromiso.

Contemporánea a otras logradas experiencias teatrales que transgreden lo eminentemente testimonial y tensan la relación entre la vida y la escena (las obras de Lola Arias, por citar tan sólo un caso), Demasiados 23 resulta una pieza óptima para valorar a la memoria como un tesoro del “factor humano”, parte fundamental de una comunidad para ver más allá de las cifras, para encontrarse con un conjunto de hombres y mujeres portadores de sus propias historias.

Ezequiel Obregón

Obra: Demasiados 23, vacíos imborrables

Libro y dirección: Gabriela Lorusso

Actuaciones: Ana Eliseo, Yanina Russi, Pepe Jaramillo, Dulce Santi, Érica Scheitler y Carolina Corrado. Presentación especial de Belén Montenegro como bailarina y Amarilis Díaz, María Eva Regueiro y Celina Di Paolo en la percusión.

Producción: Comedia Municipal de Mercedes

Teatro: Argentino (Calle 27 entre 24 y 26)

Día y horario: Miércoles, 20 hs.

Entrada: libre y gratuita

Visto 46 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Suscripción

Para recibir el Semanario envienos su suscripcióm a traves de correo, facilitándonos los datos. Y a la brevedad lo contactaremos. Tambien puede escribirnos en la sección contacto, por sugerencias, o lo que usted crea conveniente.

Twitter