Lesionados se prepara para vivir el Carnaval representando la fiesta Makahiki

Publicado en Cultura Escrito por  Enero 31 AM tamaño de la fuente disminuir el tamaño de la fuente aumentar tamaño de la fuente 0
Valora este artículo
(0 votos)

Lesionados por el Corcho ya tiene todo listo para su 26º pasada artística por avenida 29 durante las 4 noches de Carnaval mercedino.

Que ya esté todo listo, no quita que siempre aparezcan cosas de último momento que hagan que sus integrantes sientan la adrenalina previa a cada presentación, y de los nervios de quienes manejan la comparsa para llegar a la noche del viernes 9 de febrero de la mejor manera posible.

Y de esa manera lo vive Gabriela Florella, su directora. Con mucho nerviosismo, que lo acrecienta mucho más el comienzo tempranero este año, que hizo que todo se acelere. “El trabajo fuerte comienza a partir de diciembre, por lo que este, ha sido un verano fuerte, en el que hemos tenido que intensificar los ensayos, el trabajo de vestuario, y todo lo que tiene que ver con los Carnavales. Contentos, emocionados, nerviosos, todo junto, pero bien”.

Lesionados, este año presentará una fiesta del Pacífico oceánico, llamada “Makahiki”, que es una fiesta de la zona de los hawaianos y maoríes, en la época de paz –los tres meses correspondientes al verano- y al dios de la paz, Lono, que también lo es del deporte y la fertilidad. Durante los tres meses, se bailaba, se hacían deportes y se festejaba la vida.

Cada una de las alas, estará representando esta mitología maorí, con cada uno de los dioses de esta cultura, “con el haka a flor de labio para salir a la cancha”, resume su directora.

“Cada una de las seis alas estará representando a cada uno de los dioses en particular. Las bahianas representaran al dios Lono, que es el dios principal del Makahiki. Los niños de la segunda ala, lo harán con el dios Maui. Las divinas, que son las chicas más jovencitas, estarán haciéndolo con la diosa Laka, diosa del Hula Hula. Los músicos, harán lo propio con Tu, dios de la guerra. Las doradas, con Pelé, diosa del volcán. Y se cierra con Kanaloa, dios del surf y del mar. Por supuesto, cada una de las alas, según al dios que representa, tendrá una coreografía y un vestuario representando a cada uno de los dioses. El Pacífiico oceánico pasa del Haka al hula hula, de la cosa fuerte y guerrera, a la cosa ondulante del mar, y un poco de esta alternancia, estará a lo largo de la avenida 29, con la coreografía de Luciana Troglio y la música de Fito González, a quiénes siempre les pido una cosa, y ellos superan las expectativas. Han sido geniales en lo que construyeron. Este año hemos incorporado instrumentos de madera, que hacen que se logre una percusión mucho más tierra y tribal”, cuenta entusiasmada Florella.

“Días atrás, hablaba con Luciana y Fito, porque vamos a tener un Haka creado, que dice: Lesionados por el corcho está en el carnaval, en maorí, y decíamos que Lesionados, todos los años, se propone algo distinto, sino no seríamos nosotros. Estamos pidiendo no sólo que bailen, sino que canten además, estamos trabajando para que salga algo fuerte, intenso y diferente en los corsos mercedinos,-narra la directora, mientras se la ve disfrutando de contar cómo va tomando forma lo que hace tiempo atrás, era sólo una idea-.  Esta familia disfuncional que es Lesionados, llega para decir acá estamos plantados en la 29, y venimos a mostrarle el Makahiki”.

“El haka pareciera ser un grito de guerra, pero muchas veces es de bienvenida. Rocío, me comentó que imaginaba a Rodrigo Córdoba abriendo el Haka. Rodrigo es un músico, que toca el zurdo, que nunca actuó y no cantaba, y se animó y se pone en el papel del jefe maorí. Nos emociona mucho cuando sale con mucha potencia”, asegura.

Sobre las distintas ideas iniciales, asegura que “es muy difícil componer la música que contenga la variación de las distintas alas, hay una variación distinta, como varios ritmos y con momentos que va variando. Existen varios momentos en que la comparsa baila por completo de la misma manera, y después, cada una va bailando algo distinto que tiene que ver con su personaje. La comparsa viene bailando, y en un momento cambia todo. Es muy impactante esa variación entre lo uniforme e individual. Va a ser distinto desde lo visual, el colorido. El año pasado era unificado, y este, las alas están diferenciadas, distintos colores, bien diferenciadas un ala de la otra”.

Luego de bromear entre el número de participantes y la película épica que lleva el número de la cantidad de “Lesionados”, Gabriela Florella casi que piensa en voz alta diciendo que “este año seremos 300, mucha gente, siempre les pregunto ¿de dónde sale tanta gente que quiere abandonar la pileta estas tardes de 36 grados y estar en La Trocha 3 horas ensayando? Nos emociona, y les agradezco a tanta gente que sale de su comodidad para ir y transpirar la camiseta. Somos muchas agrupaciones las que ensayamos en La Trocha, pero se convive perfectamente y a la vez, es un placer ver el trabajo que se hace en cada uno de los compañeros de la avenida 29. Todos trabajamos para dar lo mejor”.

Más adelante, la artista ya más seria, adujo que “con respecto a la organización del carnaval, no hemos tenido muchas reuniones, y estamos como que aceptamos la organización de los corsos desde la base de las ganas que tenemos de pasar por la 29. No hemos tenido mucho contacto con la gente de la Municipalidad. No sé si a todos se nos vino la fecha encima, y esto hace que cosas que antes estaban mucho más aceitadas, ahora estamos como que no sabemos. Sabemos que el 9 empiezan los corsos. A pocos días, hay cosas que no están definidas. Las agrupaciones tienen tanto training y el Carnaval tiene tanta entidad, que creemos que se va a hacer, y todos trabajamos en eso sentados en el entusiasmo de cada una de las agrupaciones y de la participación. Va funcionando, pero funciona como ajeno a lo que es la organización estatal. Todas las agrupaciones estamos ensayando, todas sabemos que el 9 de febrero tenemos que estar ahí. Hubo mucho atraso en el pago de los adelantos, que complica mucho. Hay muchos gastos, hay que pagarle a las modistas, comprar telas y todo se va atrasando. Somos agrupaciones numerosas que se necesita mucho el trabajo previo y con tiempo. Hacer todo a último momento complica mucho”, sentenció.

“Lesionados ya lleva gastado más de 500.000 pesos. Y creo que me quedo corta. En cosas básicas, 500.000 pesos es la puesta en escena para este año, pero después, hay que comprar instrumentos, arreglarlos, el capital que ya tenemos y lo trabajado durante el año, más todas las cosas de último momento. Además está el maquillaje, pestañas postizas y muchas otras cosas que no las incluyo. Partimos de ese monto. Cuando nos preguntan -supongamos que este año el premio es de alrededor de 80.000 pesos-, sobre qué vamos a hacer con toda esa plata. Bueno, pagamos deudas. Es un gusto caro, muchas veces los directores ponemos dinero de nuestro bolsillo, o mi familia también lo ha hecho. A veces nos preguntamos con qué necesidad nos metemos en esto, pero por el otro lado, hay una necesidad que no sabe de economía, que va mucho más que eso”, cerró, augurando que más allá de las complicaciones, la pasión siempre puede más.

Visto 389 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Suscripción

Para recibir el Semanario envienos su suscripcióm a traves de correo, facilitándonos los datos. Y a la brevedad lo contactaremos. Tambien puede escribirnos en la sección contacto, por sugerencias, o lo que usted crea conveniente.

Twitter