Ricardo Tabossi: “Soldados mercedinos lucharon contra Napoleón Bonaparte”

Publicado en Cultura Escrito por  Enero 31 AM tamaño de la fuente disminuir el tamaño de la fuente aumentar tamaño de la fuente 0
Valora este artículo
(0 votos)

Por: Marcelo Melo

El profesor e historiador, Ricardo Tabossi, en entrevista, contó ribetes pocas veces conocidos sobre la historia mercedina que sorprenden. Por ejemplo, la participación de soldados y oficiales mercedinos que lucharon contra los mariscales de Napoleón, contribuyendo a la independencia de España. Y que nuestra ciudad, ya había sido poblada antes de lo que indica la historia oficial del año 1752.

Además del hallazgo, el reconocido historiador hizo un repaso sobre la historia de los Orígenes de la ciudad de Mercedes, y reafirmó que nuestra ciudad ya existía al menos siete años antes de la fecha oficial del 25 de junio de 1752. “La historia por naturaleza es revisionista, la primera historia con carácter científica escrita sobre Mercedes y sus orígenes, fue en el libro del doctor Alfredo Iribarren. Él es quién descubre la fecha del 25 de junio de 1752 como la de los orígenes, porque ese día se produce la llegada de Los Blandengues. Con esa llegada, nace Mercedes”.

El profesor Tabossi ahondó sobre el tema . “Pero investigando, abriendo nuevos archivos, aparecen nuevos documentos. Hete aquí, que descubro que siete años antes, en 1745, ya se había fundado Mercedes, lógicamente, no con ese nombre. Para esa época ya se había instalado un reducto fortinero, utilizando las palabras de la época, un fuerte de palo a pique. Esta construcción se dio porque el año anterior, 1744, aparece un malón sobre la frontera con Luján, con un saldo de muertos, cautivos y robo de hacienda. Fue un hecho tan impactante, que en el fuerte de Buenos Aires, hoy Casa Rosada, se organiza una junta de guerra, a la cual son convocados los especialistas de frontera. En esa junta, participa un hombre ya conocido por los mercedinos, como lo fue José de Zárate –hoy recordado, con su nombre en la plazoleta de la Estación- y de esa reunión, sale la decisión de levantar en la frontera con Luján, al oeste y a seis leguas del Santuario -30 km, hoy Mercedes-, un fuerte de palo a pique, con los propios vecinos de la frontera. El criterio de la época, era que quiénes estaban en condición de hacerlo, tomaran las armas para la defensa de sus propios intereses. Se organizan los vecinos en milicia y bajo la dirección de un comandante de frontera llamado Juan de San Martín, levantan el reducto fortinero. Ya en esa época, había estancias y censos en esta zona, como pagos de Luján. Y como siempre, se levanta cerca o próximo a un espejo de agua, sobre todo en el desierto, o la pampa. Obligados a un servicio de guarnición, al concedérsele licencia para regresar a sus hogares, atender a sus familias y sus intereses, muchos de ellos no volvían, desertaban, produciendo una significativa y peligrosa disminución de custodios de esos fuertes. A la deserción, le sigue el malón”.

Ante la problemática suscitada, Tabossi asegura que se desarrolla una “nueva reunión en Buenos Aires. Se resuelve ahora, reemplazar  al servicio de milicias por una tropa profesional, paga y voluntaria. Estas tropas, tenían que estar compuestas por elementos nativos, es decir criollos, argentinos, porque las tropas españolas eran incapaz de luchar en las condiciones que los indios planteaban, la guerra del desierto. Es ahí que se crea el cuerpo de Blandegues. Y ponen como capitán del primer escuadrón, a José de Zárate, por ser vecino del pago de Luján, por haber participado en la construcción de aquellos reductos de 1745, por experiencia militar, por ser muy conocedor de los malones y del cacique Calelian, y por tener intereses en la frontera”.

Más adelante, el historiador asegura que “así, apenas conformada la compañía Valerosa del cuerpo de Blandengues, se le da la jefatura a José de Zárate, que torna el precario y provisorio fuerte, en estable y definitivo. No se sabe el lugar exacto de dónde fue levantado ese fuerte. Algunas presunciones con algo de fundamento, indican que podría haber sido en el cruce de la ruta 41 y el puente del ferrocarril Belgrano, conocido como “La Cañada”, levantado en 1745, y repoblado en 1752. Con certezas, sabemos que en 1779, es sacado de aquel primitivo lugar siendo trasladado a donde hoy se ubica el Palacio Municipal”.

El profesor Tabossi parece disfrutar el contar los hechos de la historia vernácula, le brillan sus ojos: “Tras esto, la Guardia de Luján adquiere la categoría de Comandancia General de Frontera, lo que significa, que será sede del Comandante General, con jurisdicción castrense sobre fuertes y frontera que ocupaba toda la frontera bonaerense que se extendía desde el sur de Santa Fé hasta la bahía de Samborombón. Esa pirámide, de fuertes y fortines (Chascomús, Monte, Salto, Rojas, Melincué, Navarro, Ranchos) tiene su vértice, que es justamente Mercedes. Título para reivindicar a la ciudad. Como el pórtico en Santiago del Estero que indica que es la Madre de Ciudades. Acá deberíamos hacer lo mismo, un portal que diga ‘Mercedes, antigua Guardia de Luján, capital de la frontera bonaerense, siglo XVIII’, sería algo muy bueno”.

El autor del libro recientemente presentado ‘La Iglesia San Luis, historia y patrimonio’, sostuvo que “aquí estuvieron los jefes principales militares de aquellos tiempos, por ejemplo, Francisco Balcarce, padre de los generales de la Independencia, que tuvo diez hijos, todos generales de la Independencia, vivió acá en Mercedes. Muere en campaña, en un viaje a las salinas (poblado por indígenas) cerca de Bahía Blanca. Es enterrado en Mercedes. Balcarce puso en su testamento, ser enterrado acá, y que su cadáver sea conducido por gente pobre, o en su defecto, por cuatro soldados. Fue enterrado en el cementerio local, que estaba ubicado en la manzana donde hoy está ubicado el teatro Argentino. Se perdieron sus restos. En 1930, cuando se levanta el teatro, comienzan a aparecer restos humanos, y se supo el lugar exacto del primer cementerio. Sus restos no fueron reconocidos. Sabemos que fue enterrado dentro de la Capilla, al lado del Cementerio. Cuanto más importante era el finado, se lo enterraba más cerca del altar. El de él estuvo muy cerca. Y sabemos que así fue por las partidas de defunción”.

Tabossi sorprendió al aseverar que “un hecho preponderante y muy poco conocido, es el que protagonizaron Blandengues mercedinos en Europa peleando contra Napoleón Bonaparte. Sabemos que los mercedinos están por todos lados, a donde vayas, te encontrás con uno. Pero en 1808, esto era mucho más difícil. Y esto requiere una explicación: Cuando desembarcan en el Río de La Plata los piratas ingleses en 1806 y 1807. Con precisión, en 1807, en la segunda invasión. Los ingleses desembarcan en la Banda Oriental (hoy Uruguay) y asedian Montevideo, para controlarla, y luego pasar a Buenos Aires. Mientras la están sitiando, desde Buenos Aires planifican enviar refuerzos, y deciden mandar a los Blandengues, entre ellos, a la tercera Compañía que estaba acá. Allá van nuestros sufrido Blandengues, con tan mala suerte, que entran a Montevideo de noche, y al día siguiente, se produce el asalto inglés sobre la plaza, capturándola. Con la caída de Montevideo, la captura de nuestros Blandengues”.

El profesor de historia prosiguió diciendo que “los ingleses –de proverbiales métodos extorsivos- se comunican con las autoridades en Buenos Aires, diciéndole que entreguen la ciudad, porque si no, iban a mandar a los rehenes a Europa intentando jugar con el sentimiento familiar. Liniers responde como corresponde, ‘Ofende nuestro carácter semejante petición’. Los ingleses envían a los prisioneros a Londres. Y allá van nuestros mercedinos. Los dejan apiñados en sucios pontones de los puertos británicos. Los oficiales recibieron un tratamiento preferencial”.

A partir de allí, el pedagogo añadió que “en ese momento, se produce una reversión de alianzas. Inglaterra que estaba en guerra con España. España entra en guerra con Napoleón. Tanto para España como para Inglaterra, el enemigo en común era Napoleón. Se produce una alianza entre España e Inglaterra. Los ingleses ofrecen armamento, algún empréstito y gente rioplatense. Y allá fueron los Blandengues hacia España, con desembarco en La Coruña, Galicia. No había uniformes, y los visten con unas chaquetillas coloradas apolilladas que encontraron en la Aduana, y los organizan como Infantería, siendo que eran de caballería, eran gauchos. Y allí fueron como infantes y pelearon en diversas batallas contra los mariscales de Napoleón”.

Para finalizar con este sorprendente relato, Tabossi cuenta didácticamente que “hice un rastreo de Los Blandengues. No volvieron, allá se quedaron. Si los oficiales. De modo que podemos añadir un pergamino más a Mercedes. Mercedes contribuyó a la Independencia de España. Estuve yendo a los archivos en Buenos Aires por 42 años. Emocionan estos nombres que lógicamente tienen apellidos. Consultando el archivo parroquial, encuentro los nombres de aquellos Blandengues. Por ejemplo, falleció Agapito Sosa, hijo de Tiburcio Sosa, soldado de la Guardia de Luján, prisionero en Europa. Y así varios. Pudimos de esta manera, rescatar algunos nombres de mercedinos que estuvieron en Europa peleando contra Napoleón”.

Visto 526 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Suscripción

Para recibir el Semanario envienos su suscripcióm a traves de correo, facilitándonos los datos. Y a la brevedad lo contactaremos. Tambien puede escribirnos en la sección contacto, por sugerencias, o lo que usted crea conveniente.

Twitter