Siete vueltas al sol a 33 revoluciones por minuto

Valora este artículo
(0 votos)

Por Agustín Iribarne

El séptimo cumpleaños de Vinilo Bar Emblemático y Cultural se festejó –como ya es costumbre- con 7 noches únicas y magníficas, del lunes 14 al domingo 20 de mayo, en las cuales brillaron más de 20 shows de diversas ramas del arte, consagrando así una semana histórica e irrepetible para la cultura mercedina. Una nueva vuelta al sol al son de los vinilos del legendario Disc Jockey “Quique” Fauri se ha celebrado; crónica del SE Vinilo Fest.

Siete años para este centro cultural disfrazado de bar no son poca cosa, sino más bien una honorable hazaña grandiosa. Resulta tan necesario hoy día crear espacios para difundir el arte, que tener Vinilo Bar en nuestra ciudad es como un regalo del cielo: es la casa cultural a la cual uno se dirige simplemente a disfrutar de música, tragos, comidas y amigos, donde siempre se es bien recibido, y el amor y la felicidad no pueden ser medidos. Y es por eso que todos –detrás y fuera de la barra- celebramos un nuevo año de vida de éste mítico bar al cual nada le falta, si no que siempre algo le sobra, porque abunda la buena onda entre risas y malta.

Como no podía ser de otra manera, el Vinilo Fest 7 arrancó el lunes 14 con un gran vuelo musical, donde los músicos mercedinos de Pura Tierra y Mama Bora compartieron sus aires latinoamericanos. Desde las 19:30 hs el gran músico Ezequiel Iglesias deleitó a los presentes con una Clínica de Guitarra y ensamble musical, en la cual expuso ideas sobre acordes para la creación desde la libertad individual, y ejemplificó en el instrumento intervalos de notas -terceras, quintas y séptimas- además de tocar algunos ritmos; pero sobre todo ahondó en la idea de que en una guitarra puede encontrarse una amplia orquestación.

Cerca de las 21 hs subiría al escenario Pura Tierra, integrada por Esteban “Pity” Ismael en guitarra y voz, su hermano Luciano “Tula” Ismael en percusión y batería, y su mujer Luciana en voz, a tocar un repertorio variado entre rumba, salsa y reggae con aires folklóricos. Iniciaron acompañados de Eze Iglesias en guitarra y teclados y Fran Brienza en bajo eléctrico –integrantes de Mama Bora-, y terminaron solos un show de más de una hora que incluía el clásico cubano “El Contragolpe”, una huella propia llamada “Esperanza”, “Siembra” de Rubén Blades, una marinera norteña “Cuando se ponga mansa la luna” y “Por tí” de Manu Chao -donde entró como invitado al bajo el músico, sonidista, productor artístico y dueño de Vinilo, Esteban Fauri-.

Luego Mama Bora daría un emotivo show, sumando a Mateo Brienza en percusión y batería, en el cual las bellas composiciones en formato canción de Eze Iglesias inundarían la esquina de los artistas, ante oyentes compenetrados y atentos. La lista incluyó “Por tan sólo verte”, “Liviano”, donde Eze agradeció: “¡cómo ayudan esas palmas!” y luego remató: “vengan todos a tocar con nosotros” ante la apasionada respuesta del público; continuaron con “Crece”, una cumbia-rock en la que Rulo Godar y el “Pity” Ismael subieron a corear en mitad del tema, por la emoción de compartir la música, para seguir con “El blues de pena”, una rumba “Uno más” y un volero “No busques más”. En “Moneditas” Eze improvisó una reflexión para los presentes y dijo: “Hay que abrir la mente y el alma, estar conscientes y disfrutar de éstas personas maravillosas que nos invitan a su casa”. Esto no sería todo, ya que Mama Bora volvería a zapar y jazzear algunas clásicas canciones como “Isn´t she lovely” para que el comienzo del cumpleaños del mítico bodegón termine pasadas las 2:30 am en su primer día.

El martes 15 propuso una variedad de artistas interesante, hubo reggae, folklore y algo más; tuvo como protagonistas a Kairuz, a Sansarna y a Oscar Rosello. La primera, una gran música enviada de Colombia, interpretó con su dulce voz temas propios donde demostró escribir grandes letras e incursionar en freestyle; se había presentado en la apertura del ciclo Satori y volvió a compartir sus bellas canciones que brillaron ante los presentes. Luego vendría Sansarna a ofrecer lo mejor del reggae mercedino con una lista de 12 temas propios con toda la buena vibra y el amor de Julio Ledesma –ex cantante de Los Nadies- en teclados y voz, acompañado de bajo y guitarra, luciéndose por completo como un trío cautivador. Algunos de los temas que tocaron fueron “Buena vibra”, “Mundo nuevo”, “Pensar amor”, “Ideas nuevas”, “Evoluciona” y “Guerrero”, que la dedicaron Santiago Maldonado -quién vive en nuestra memoria y sus acciones y por quién se sigue pidiendo justicia-. Su show de casi una hora de puro reggae elevó mensajes de amor y respeto al público, que ovacionó a los músicos.

Y así Vinilo Bar preparó el ambiente para que Oscar Rosello nos llene de folklore con ritmos muy nuestros al cantar varias chacareras y zambas de sus dos discos “Canto” y “De amor y esperanza”, e interpretar una huella –género bonaerense- propia muy emotiva. Una vez finalizada ésta, en medio del sentimiento, confesó: “aca han nacido muchos de mis mejores momentos y sobre todo canciones, y a veces hay lugares como éstos que te inspiran muchísimo”. Acompañado del joven talentoso Tomy Maldonado en guitarra, Iván Moleres en bajo eléctrico y “Manucho” Acosta en bombo legüero, Oscar continuó con “Mi zamba”, en una gran pieza del género, “A mi moza”, “La chacarera” y otros temas que sonaron en la larga y bailada noche.

El tercer día fue una verdadera fiesta, una memorable noche versátil y abundante, entre poesías, relatos y grandes músicos, como son los raperos mercedinos Ale Santana, Nahuel Guerra y Sebastián Ortiz, la banda de jazz-fusión Dos y el ensamble percusivo del “Tano” Giorgione, Drum Ritmia. Quique bajaría el volumen del jazz para que los escritores mercedinos Agustín Iribarne y Ezequiel “Cacho” Dadea compartan la prosa de su pluma y su capacidad narrativa en profundos relatos y poesías, expresando su ser más íntimo. Luego llegaría el rap, el hip hop y el freestyle con bases y música por una hora, en una reveladora improvisación de los pibes mercedinos que ya van ganando terreno en este estilo. El jazz volvería pero fusionado en los virtuosos maestros Esteban Blanca -en batería- y Lucas Sellán -en teclados-, que brindaron otro show increíble, demostrando un elevado nivel musical en un power dúo implacable. Interpretaron sus complejas canciones en las que abunda la improvisación, y cerraron zapando con –otra vez- Iglesias y Brienza en guitarra y bajo.

Luego de otro poema de éste cronista como apertura, llegarían los 10 músicos a escena, liderados por el “Doctor” del sonido y el ritmo, nuestro querido “Tano” Giorgione, con su ensamble percusivo creando un género propio con aires de afro, candombe, milonga y bulería que hizo sacudir en cuerpo y alma a los presentes. El ensamble contó con diversos instrumentos como yembe, congas, bongoes, 2 chicos, 3 baterías, octapad, guiro y campanas, sumados a los sonidos electrónicos que el Tano aportó en con su octapad logrando nuevas sonoridades, lo que generó una corriente amplia de sonidos ensamblados que cautivaron al público hasta el final cerca de las 3 am.

El jueves 17 abrieron la noche a las 21 hs “Fito” González y Robert Bocacci compartiendo canciones de su autoría en un clima acústico e íntimo. Rober invitó al “Flaco” Seba Cirillo en el sintetizador Theremin para cantar “Que nadie se decida a quererte” del disco Kamikaze de Belladona y así lograr un sonido limpio y estridente. Desde las 22:30 hs se presentó la banda de rock-pop del oeste Sonreí, integrada por Patricio Prever en voz y segunda guitarra, Julián Tort en primera guitarra, Matías Pueyo en bajo y Daniel Vasile en batería.

Los músicos construyeron un show progresivo de rock, rozando el brit pop y el rock alternativo, con presencia total de las guitarras, en el cuál interpretaron canciones de su nuevo disco independiente “Misión”, como “Cortometrajes”, y canciones de su tercer disco “Puerta Abierta”. Fueron muy bien recibidos por el público y obtuvieron un gran sonido gracias a la labor del sonidista Esteban Fauri. Pasada la medianoche, Vinilo preparó otro divertido momento: Esteban puso el clásico “Aeroplane” de los Red Hot Chili Peppers, y varios aviones de papel de colores cubrieron el aire de este mágico bar, que cerró sus puertas pasadas las 4 am.

El viernes 18 sería una inolvidable noche de rock and blues, con la participación de “El Gurú”, el show bizarro e intrépido de “Los Barenboim” y la gran onda de “Bylo”. Abriría “El Gurú”, la banda de rock de S.A. de Giles, con una lista de 10 temas y mucha potencia, entre los cuales tocaron “Skeletor”, “María Despierta”, “Mi Nicho” y “Escarabajos”, demostrando solidez y soltura, y con grandes solos de guitarra, y un solo de batería que dejó boquiabiertos a unos cuántos. Luego sería el turno de “Los Barenboim”, que rockearon con mucho poder en los temas “Cybersirena”, “Pegue su tren” y “Arte moderno”, en el cuál además actúan y hacen críticas a los museos privados como el MALBA. Un show único gracias a su particular impronta, que terminó con “Bis”, un cover de Nirvana con letra en español, y el cantante saltando de una silla y tirando un platillo al baterista.

Y cerca de las 11 hs subiría el mercedino Hernán de Bylo con su guitarra a cantar y sembrar semillas de rock y blues, acompañado de 7 músicos que ejecutaban guitarra, bajo, batería, saxo, armónica y teclados, haciendo bailar a toda la gente del bar, que aplaudía como enardecido y chiflaba pidiendo más; fue un concierto prolijo y balanceado en formato de canción de rock, con temas prpios, dando espacios para solear a cada músico, con mucha energía e improvisación.

La noche del sábado fue completa: el talento y el acordeón de Raúl Huarte, la banda de rock revelación de Mercedes, Faz, y la música electrónica del dj Piero Geninazzi. Huarte hizo un encantador repertorio de temas propios, en los cuales hacía loops o se grababa en el acordeón o la guitarra, construyendo así su música, con Lea Díaz y “Pity” y “Tula” Ismael como invitados. Luego vendría Faz, a dar uno de los mejores shows de la semana, instalando un sonido cercano a Pink Floyd o Los Espíritus, por estos jóvenes virtuosos mercedinos, considerados por Quique y Esteban como “la banda más prometedora de Mercedes”. También, el amigo de la casa podía ver caer colgando del techo una hermosa intervención psico-plástica de la artista Anabel Piñeiro, decorando el bar temático y agregando su impronta, unida a las luces, que también se moverían de acuerdo a la mezcla musical del gran dj mercedino Piero Geninazzi, que volvió a pinchar sus vinilos en el bodegón de los artistas, creando una bella atmósfera de house, techno y progressive que duró hasta las 5 am.

Ni el frío ni el agua paró al Vinilo Fest 7, y hasta el último día estuvo repleto de amigos en el bar. Otra vez los músicos de Mama Bora dieron un gran show con el mismo repertorio variado y rico en géneros, con Rulo Godar en voz, y un trompetista como invitados, mientras Nahir Chantada danzaba magnífica en una improvisación sobre movimientos de raíz afro. Cerca de las 12 hs abrieron una zapada en la que se fueron sumando diversos músicos locales, hasta las 3 am, concluyendo así un nuevo cumpleaños de este soñado bar en una semana histórica para la cultura mercedina, como siempre a entrada libre y gratuita, ya que como dice Esteban: “es un lugar hecho por y para artistas”.

Esto no sería una crónica del Vinilo Fest 7, si no tuviera la palabra del mítico Quique. Horas antes de finalizar el festejo, dijo: “nos superó realmente el trabajo los 7 días, y por esto hoy domingo me encuentro deseando que llegue el lunes, porque mañana me voy a desmayar durmiendo, pero de felicidad, por lo bueno que estuvo Vinilo Bar”. Y agregó: “Este séptimo año fue mortal en cuanto a la movida que crearon todos los músicos locales y los de afuera. Lo que logra Esteban… Esteban es el artífice real de todo esto. Gastón y yo, y todos los chicos que trabajamos lo acompañamos a Esteban. Todo esto es por Esteban”.

Visto 118 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Suscripción

Para recibir el Semanario envienos su suscripcióm a traves de correo, facilitándonos los datos. Y a la brevedad lo contactaremos. Tambien puede escribirnos en la sección contacto, por sugerencias, o lo que usted crea conveniente.

Twitter