“PIPO” ACHILLI

Recordatorio Escrito por  Lunes, 09 Octubre 2017 08:43 tamaño de la fuente disminuir el tamaño de la fuente aumentar tamaño de la fuente 0
Valora este artículo
(0 votos)

Será necesario decir de quién se trata…, si con la sola mención de “Pipo”, se sabe que no puede ser otro que José Nazareno Achilli, “Pipo”, apodo que en su Italia natal, llevan los llamados José y que aquí les decimos “Pepe”. “Pipo”, que había nacido en un pueblo de nombre Sant Ángelo Pontano, llegó a la Argentina y a Mercedes en 1951 a trabajar y vaya que lo hizo. Varios años después, en 1958, vino también el amor de su vida, Dina Fagiani, con quien se habían casado “por poder”. “Pipo no había conocido a su padre, fallecido un par de meses antes de nacer, pero su madre vivió hasta 1987, residiendo en nuestra ciudad. Su historia es conocida y personalmente tuve la dicha de que “Pipo” y Dina, me abriesen las puertas de su casa, me recibieran y me dieran la oportunidad de entrevistarlo para el Semanario y luego, con las cámaras invadí su intimidad, jerarquizando de manera increíble el espacio de “Agenda Abierta”. “Pipo” no pasó por la vida sin pena ni gloria, como suele decirse, él lo hizo sembrando los frutos de su esforzado trabajo. Con su esposa trajeron al mundo a sus hijos Franco y Marisa, quienes a su vez los hicieron abuelos y bisabuelos. No cualquiera tiene la suerte de permitirse el lujo de ser recibido y agasajado en la mesa de la cocina de don “Pipo” y Dina, pues uno de esos he sido yo. En la mañana del jueves pasado, haciéndole una “travesura” a su compañera de toda la vida, decidió partir, seguramente para ocupar un lugar al que sólo están participadas las personas de bien, los elegidos de Dios, los ejemplos para los demás, los buenos padres que dan buenos frutos, los “Pipo”, por ejemplo. Queda en el ambiente, que Dina no ha quedado sola, porque con “Pipo” formaron una muy linda familia y cuando eso se logra, morir es solo la continuación de la vida. Se amaron de manera increíble y envidiable. Fueron uno solo y no dos. Me regaló en aquella oportunidad un par de botellas del vino, que año a año tras año elaboraba. Exquisito. El resabio de esos tragos, quedaron impregnando mi paladar por mucho tiempo. “Pipo ya no está, pero están todos aquellos que lo conocieron, lo trataron, lo respetaron y trataron de imitarlo, porque era para eso, imitarlo en su bonhomía, su honradez, su fervor por el trabajo y la familia. Yo elevo una oración por “Pipo” Achilli y que descanse en paz.

Héctor Rubén Espina

Visto 84 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

fmciudad

android Blackberry Iphone mediaplayer quicktime winamp

FIESTA DEL DURAZNO

Mercedes Semanario Protagonistas 26x16 01

aviso cancun

banner autos oeste

biodanza

lares flash

amat para publi

cardon 02

alquiler Necochea

CDT

Conéctese

Búsquenos en Twitter
Like en Facebook
Estamos en Google+
Subscribase RSS Feeds
Contacto

 

Suscripción

Para recibir el Semanario envienos su suscripcióm a traves de correo, facilitándonos los datos. Y a la brevedad lo contactaremos. Tambien puede escribirnos en la sección contacto, por sugerencias, o lo que usted crea conveniente.

Twitter