21.1 C
Mercedes
lunes, abril 15, 2024
spot_img

N°: 1707 | Propietario: Iribarne H. e Ibaldi C. S.H. Director: Iribarne Héctor Ruben Ricardo

El nacimiento del programa Mil Días y su réplica nacional

Una experiencia que fue creciendo y que se convirtió en un plan de vanguardia. Los objetivos en Mercedes y la mirada nacional a la experiencia local. El programa con raíces locales que debe hacernos sentir orgullosos.

(Por Walter Anido)

Hace unos días estábamos charlando de cuestiones vinculadas a temas periodísticos con un colega provincial. La conversación se fue derivando hacia el programa Primeros 1000 Días. Vaya uno a saber porqué terminamos allí. Tal vez porque nos preocupaba a ambos los problemas alimentarios y nutricionales que en el marco de la terrible crisis social imperante podían llegar a sufrir miles de niños en la Argentina. Si, fue precisamente ese el tema. Cuáles serían las consecuencias del caos económico, de la falta de trabajo, de la pobreza estructural existente. Pero a la vez nos cuestionamos o preguntamos en voz alta cuáles son las posibilidades que pueden tener los comunicadores para mitigar efectos que parecen irremediables. Tal vez existan algunos caminos y uno de ellos es poner énfasis en visibilizar trabajos y programas que tiendan a que esa crisis no golpee tan duro. Haciendo malabares como siempre. Pero en el devenir de la charla se me ocurrió mencionar el programa que se viene llevando adelante en Mercedes hace años. Me sorprendió su respuesta o quizás me sorprendieron sus respuestas. La primera fue decirme que el 1000 Días de Mercedes era una réplica municipal del programa nacional. Como mercedino, o como todo aquel que se siente orgulloso del pueblo donde vive, aunque en muchas ocasiones reniegue por lo bajo, le hice saber que el programa nacional más bien es una réplica del implementado en Mercedes. Me miró con un gesto de sorpresa. Y como NyC de esta ciudad no debe haber sido la primera vez que yo, o cualquier otro mercedino, le debe haber hecho saber que tenemos muchas cosas para ponderar. “Así que no solo tienen los mejores salames, sino que también son vanguardia en salud”, deslizó. Fueron unos instantes de risa que a pocos segundos se convirtieron en reflexión. En efecto, Mercedes había hecho punta en este aspecto. Y todo había empezado por la inédita operación de neurocirugía que se había practicado en el Hospital Dubarry. La charla continuó durante largos minutos y no pude menos que sentir orgullo como habitante de esta comunidad. Porqué no “agrandarme” un poco si es que se me permite. No pude evitarlo. El 1000 Días es nuestro, pero también desde hace algunos años es de todos los argentinos y esas políticas sociales han garantizado embarazos sin dificultades, nacimientos sin complicaciones y el desarrollo de cientos de niños durante sus dos primeros años de vida.

Lanzamiento

Allá por mediados de 2017, en el recinto del Concejo Deliberante y con asistencia de instituciones y referentes de distintos ámbitos, el intendente Ustarroz lanzaba el programa “Primeros 1000 días”, cuyo objetivo era apuntalar la primera etapa de la vida de los niños. Se estaba creando una herramienta para fortalecer las acciones socio sanitarias, la implementación de una red de acciones que iban desde salud física a mental, nutrición, deportes, asistencia, educación y capacitación desde el momento del embarazo hasta cumplirse los mil días de vida. Era secretario de Salud el Dr. Pablo Cassiani y se mostraban como coordinadoras dos de las profesionales que aún están al frente del mismo: Magdalena Levermann y Valeria Pérez. “El ser humano en esos primeros 1000 días tiene una transformación que no logra en el resto de su desarrollo, una formación muy significativa e importante, por eso todas las políticas que el Estado municipal pueda brindar en ese período van a tener un impacto altamente positivo en la vida de ese ser humano”, dijo aquel día quien luego fue director del hospital. “El programa es ambicioso y con gran movilidad de ideas y acciones desde prácticamente todas las áreas del Municipio”, decía por entonces la comuna. “Debemos avanzar en garantizar derechos como sociedad, como Estado y como comunidad. Vivimos en una ciudad con muchos recursos institucionales y muchos recursos humanos, haciendo el esfuerzo en el mismo espacio y en el mismo tiempo los resultados van a ser muchos mejores”, remarcaba al intendente en aquellos primeros pasos. Pero también se prometía y prometía, darle continuidad en el tiempo. La Provincia de Buenos Aires no tenía el mismo signo político que el Municipio. Tampoco la Nación. No fue una barrera de ninguna naturaleza. Primeros Mil Días era un “programa de salud y educación para el fortalecimiento integral del desarrollo durante los primeros mil días”. Incluye ejes que son claves: Salud física, nutrición, salud mental, socio ambiental, educación y capacitación bajo las etapas de intervención que contemplan el embarazo, el nacimiento y los primeros 28 días, de 0 a 6 meses, de 6 a 12 meses y de 12 a 24 meses. Planteaba acciones concretas como verificación de que en las viviendas de las embarazadas haya agua potable, baños sin letrinas, tengan acceso a todas las prestaciones médicas, controles, puedan hacer deporte, tengan capacitaciones preparto, entre una importante y destacada red de actuaciones que requieren la intervención de todas las áreas. “Es una apuesta muy grande, una decisión fuerte de lo que el Estado debe y puede hacer por la vida del ser humano y, en especial, de los niños, donde también tendrán sus Espacio de Primera Infancia”, destacaban en el comienzo de esa política de Estado que fue cosechando elogios y galardones.

Los ojos de Nación

En el 2020, pocos días antes del comienzo de la pandemia, visitó la ciudad la titular por entonces del Consejo Nacional de Coordinación de Políticas Sociales, Victoria Tolosa Paz, junto a representantes de UNICEF Argentina, y de la Secretaría Nacional de Niñez, Adolescencia y Familia. Sus presencias pretendían conocer el programa Primeros 1000 Días que implementaba el Municipio para intentar su réplica nacional. Meses más tarde y nutriéndose de otras experiencias como las que se desarrollaban en la provincia de San Juan, o en San Miguel y Vicente López (Bs. As.), enviaron el proyecto de ley al Congreso de la Nación para su aprobación. Algunos estudios encontraron ciertas diferencias entre esos planes nacionales y los municipales. En especial porque el desarrollado en todo el territorio argentino adolecía de un aspecto que puede tener su aplicación en territorio y tiene que ver con la cercanía hacia los beneficiarios, esas visitas a las familias que permiten detectar las urgencias y necesidades. Así siguieron trabajando en Mercedes, hasta los actuales días. Con algunas incertidumbres, pero con estadísticas altamente positivas y con resultados que trascienden una “tabla de Excel”. Por eso estuvimos de visita. Y por eso volvimos a sorprendernos.

Articulos relacionados

DEJA UNA RESPUESTA

Pone tu comentario
introduzca su nombre

- Advertisement -spot_img

Últimos articulos